Como responsable del Centro Estatal de Manejo del Fuego, Héctor Anaya Pérez, procurador estatal de Protección al Ambiente (PROESPA), alertó sobre las adversas condiciones climáticas previstas para 2024, que incluyen un incremento en el riesgo de incendios forestales. Advirtió a la ciudadanía estar alerta ante un año que se anticipa especialmente seco.
En una entrevista con El Heraldo, Anaya informó que en 2023 la precipitación estuvo por debajo del promedio, alcanzando sólo 148 milímetros frente a los 526 esperados. Este déficit de lluvia contribuyó a que, el año pasado, se afectaran 580 mil hectáreas por incendios forestales. La presencia del fenómeno de El Niño este año podría empeorar la situación.
Anaya instó a la ciudadanía a tomar precauciones al visitar áreas naturales. Entre sus recomendaciones, destacó la importancia de extinguir completamente las fogatas, no arrojar colillas de cigarros y evitar dejar botellas de vidrio en el entorno, además de seguir las indicaciones de Protección Civil.
Respecto a las acciones de PROESPA, Anaya Pérez explicó que su labor es parte de un esfuerzo conjunto con entidades municipales, estatales y federales, coordinadas por la Secretaría General de Gobierno a través de Protección Civil. Finalizó diciendo que la entidad enfrenta un tiempo que requiere mayor conciencia y colaboración entre autoridades y ciudadanía para prevenir y controlar incendios forestales.

El Centro Estatal de Manejo del Fuego desempeña una función clave en la videovigilancia y la detección temprana de incendios. Este centro cuenta con aproximadamente 15 cámaras en zonas forestales y próximamente integrará drones a su labor.