Lilián Cruz
Agencia Reforma

CDMX.- Uno de los retos más grandes que enfrenta la distribución masiva y segura de la vacuna contra el Covid-19 es su traslado y en Coahuila, México, se tiene la capacidad para fabricar remolques refrigerados que lo permitirían.
De acuerdo con Gabriel García, CEO de Utility Trailers, en Piedras Negras, Coahuila esta empresa de origen estadounidense tiene una de las tres plantas donde fabrican cajas para productos refrigerados, de las que son especialistas, como alimentos y medicamentos, y dos plantas más para cajas secas.
Por sus características, la vacuna requiere transportarse a menos 70 grados Fahrenheit y a nivel mundial no existen los remolques, pues el promedio es fabricar cajas para alcanzar temperaturas de menos 30 grados Fahrenheit, pero en Piedras Negras podrían fabricarse en máximo 90 días.
«Cuando se empezó a desarrollar la vacuna de Pfizer, Utility comenzó a investigar y a hacer la ingeniería necesaria para lograr esas temperaturas y actualmente ya tiene la configuración para trasportar la vacuna».
Dijo que la reconfiguración de la caja se hizo en el área de investigación y desarollo e ingeniería en California, EU, y el plus es que su fabricación no requiere invertir más ni cambiar las líneas de producción de las plantas. Las otras dos plantas de cajas refrigerado están en Virginia y Salt Lake City que tienen capacidad para fabricar 50 cajas al día.
Por sus características estas cajas podrían costar alrededor de los 100 mil dólares, ya que un remolque refrigerado común cuesta 80 mil dólares.
Esto porque requiere mayor protección para que no pase el calor dentro de la caja.
Utility tiene 104 años de producir remolques. En Estados Unidos, Canadá y México y en dicha región tiene una participación de mercado de 50 por ciento.
En el País, donde García es su distribuidor desde hace 28 años, se comercializan unas 20 mil remolques al año (secos y refrigerados) facturando mil millones de dólares anuales.
En México donde emplea a 400 personas tiene una participación de mercado de 65 por ciento en cajas refrigerados, donde se colocan al año unas mil unidades.
Entre sus clientes destacan empresas de alimentos como Alpura, Lala y Sigma Alimentos, Gonzalez Trucking y Río Express, entre otras.
Las otras dos cajas secas están en Paragould, en Arkansas y en Alabama. En EU emplea a 12 mil personas.
Debido a la pandemia, su mercado en México se cayó en 70 por ciento, luego de 4 meses sin vender, pero confía en que habrá una recuperación en 2021 ya que comienza a reactivarse la demanda no sólo de remolques sino de refacciones.
Recordó que los transportistas también requieren ir renovando su equipo.
Una caja refrigerada tiene una vida útil en perfectas condiciones entre 5 y 7 años, pero éstas se siguen vendiendo en un mercado secundario donde sirve en condiciones regulares de 10 años.
La cajas secas su vida útil es de 10 años y después en el mercado secundario se usa por otra década o hasta 15 años.