Incentivos fiscales podrían atenuar panorama económico adverso. Salvador Esqueda, presidente del Centro de Innovación Empresarial de Aguascalientes (Ceinnova), sostuvo que los apoyos a la reinversión anunciados por el Gobierno Federal, para hacer deducibles algunos gastos podrían favorecer proyectos de expansión y la compra de materiales, equipo y maquinaria. Lo anterior es un aliciente para que las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMEs), que representan el 94% del total de las empresas, no frenen sus proyectos de crecimiento.

Bajo este esquema, en aquellas utilidades que se compruebe reinversión, podrán hacerse deducibles del pago de Impuesto Sobre la Renta (ISR), lo cual consideró como una buena medida tributaria, ya que permite fortalecer a las empresas pequeñas y medianas al favorecer la generación de más inversión, lo cual beneficiará a la economía del país.

Salvador Esqueda recordó que el ISR se encuentra establecido como el pago del 30% sobre las utilidades que tienen las empresas en el transcurso de un año, así se reinvierta o no. Con las nuevas disposiciones se facilitará el comprobar lo que se está reinvirtiendo, y además se tomará en cuenta para hacer deducciones sobre ese impuesto. Se trata de un incentivo que las MiPyMEs deben aprovechar para reinvertir y tener posibilidades de crecimiento.

Apuntó que otro de los incentivos fiscales anunciados por el Gobierno Federal consiste en dar facilidades para atraer a los inversionistas mexicanos que tienen sus empresas en otros países, sobre todo por el entorno que se está dando a nivel internacional, principalmente Estados Unidos, buscando facilitar la transferencia de capitales, para que ese dinero que se encuentra en otros países se invierta en México.

Por último, el presidente del Ceinnova señaló que estos incentivos difícilmente van a repercutir de manera negativa en las finanzas del gobierno, por el contrario, son medidas que pueden favorecer tributariamente, pues alientan un mayor consumo, por lo que se podría incrementar la recaudación de gravámenes al consumo, como el IVA, y en los tributos especiales, como es el IEPS.