A partir del 2021, la autoridad fiscal tendrá la facultad de hacer aseguramientos precautorios y medidas de apremio a los contribuyentes, a los responsables solidarios y por primera ocasión se amplía a terceros relacionados, establecido en los artículos 40 y 40A del Código Fiscal de la Federación, lo que implica que se podrán congelar cuentas bancarias.

Pamela Cueva Mendoza, delegada de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, aseveró que los legisladores establecieron una nueva medida de apremio para aquellas personas físicas o morales que incumplan con determinados requerimientos de la autoridad fiscal.

Indicó que el SAT podrá aplicar este aseguramiento precautorio cuando al contribuyente se le ejercen facultades de comprobación y sucede que se desaparecen y cambian su domicilio fiscal sin presentar el aviso correspondiente o se niegan a presentar la información, y esto se traduce jurídicamente en una obstaculización a la autoridad.

Por esa razón, el aseguramiento precautorio de cuentas bancarias u otras medidas de apremio como el uso de la fuerza pública para romper candados o cerraduras. En la primera acción no se considera una inmovilización de cuentas bancarias pues no se ha establecido un crédito fiscal, se aseguran precautoriamente para obligar a que el contribuyente vuelva a aparecer.

Con la reforma fiscal 2021 se amplía a los contribuyentes terceros relacionados y esto significa que siguen pagando al contribuyente desaparecido sus adeudos y la notificación que hará el fisco a todos los deudores de esa empresa es que se le pague al SAT, no más al causante desaparecido.

La delegada de la Prodecon recomendó que los terceros relacionados respondan los requerimientos del SAT para evitar el aseguramiento precautorio de sus cuentas bancarias, y no echen al olvido esas solicitudes de información que pudieran recibir en el futuro.

En el caso de que el contribuyente nunca aparezca, la autoridad fiscal determinara un crédito fiscal de modo presuntivo porque no se le puso realizar la auditoría competente. Y ese saldo tendría que ser cubierto con el pago de los terceros relacionados que tengan pagos pendientes.

Indicó que el SAT ha ido endureciendo su fiscalización por las actitudes evasoras por parte de los contribuyentes, ya que se pudo detectar que los fraudes seguían haciéndose a través de terceros relacionados, motivo por el cual ahora fue adecuado el Código Fiscal de la Federación.