Christian Lara 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Para el Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Poder Judicial se ha convertido en una barrera para la transformación.

«Se ha convertido en una barrera para la transformación, hasta cierto punto, el Poder Judicial, nada más acuérdense cuántos amparos para que no construyéramos el Aeropuerto Felipe Ángeles, cuántos amparos para que no construyéramos el Tren Maya, cuántos amparos para que la Guardia no dependa de las Fuerzas Armadas, ahí no ha sido fácil», reprochó.

«Ustedes saben que son 11 Ministros, cuando se declara que una ley es inconstitucional, se refiere a la Corte y para declararla inconstitucionalidad se requiere mayoría absoluta, no solo mayoría simple, igual que en el Congreso, en este caso se quieren 7, 8, afortunadamente en todas las controversias, hubo una muy importante, la eléctrica, que no la declararon inconstitucional., Pero es cierto ‘cómo parar’ (a la 4T), con el Poder Judicial», agregó.

Ayer, el tabasqueño declaró que el Poder Judicial de la Federación es un «monstruo» que hay que seguir limpiando, pues la mayoría de sus integrantes no es gente buena.

Al ser cuestionado este jueves sobre la sucesión presidencial en la Corte, López Obrador subrayó que, aunque parezca mentira, hay veces que las personas más ambiciosas y corruptas son las que supuestamente están más educadas.

Advirtió que el Poder Judicial sigue enfrentando problemas como influyentismo, nepotismo y autoprotección.

El pasado 30 de agosto, el Jefe del Ejecutivo aseveró que jueces no resisten «cañonazos» de dinero y desprecian al pueblo, por lo que el Poder Judicial debe ser moralizado para que no haya corrupción.

Y el 22 de junio, aseveró que el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) no ha estado «a la altura» ante casos de corrupción dentro del Poder Judicial, pues ya debieron haber sido destituidos varios jueces.

También ha dicho que el Poder Judicial no tiene buena fama y llamó a jueces a evitar excesos asumiendo un manejo austero de los recursos.