Contra lo que se piensa, la lepra es poco contagiosa y sólo afecta a las personas, además de que no se encuentra en animales y mucho menos en objetos; la enfermedad es totalmente curable, y los tratamientos y la atención médica se ofrecen de forma gratuita en todas las unidades de salud.
El ISSEA trabaja para erradicar la lepra en Aguascalientes; aunque reporta baja incidencia, requiere un proceso de largos tratamientos, de 2 hasta 5 años para curarse completamente.
La responsable estatal de Micobacteriosis, Claudia Barrera Juárez, informó que en la actualidad existen dos personas diagnosticadas con lepra y que iniciaron su tratamiento en el último trimestre del año pasado, además hay otros dos pacientes en vigilancia post tratamiento.
La enfermedad causa úlceras cutáneas, debilidad muscular degenerativa y daño neurológico en los pacientes, algunos de los cuales desarrollan pérdida de sensibilidad, desfiguramiento, pérdida del uso de las manos y pies por las lesiones y falta de sensibilidad en las zonas afectadas.
La lepra se contagia cuando un enfermo que no recibió tratamiento, tose o estornuda el microbio, y una persona sana lo respira; precisó que esto ocurre principalmente en la familia que tiene contacto más cercano con el enfermo y durante largo tiempo de convivencia.
Puede provocar manchas descoloridas o café-rojizas en cualquier parte del cuerpo, sin vello, no sudan y no duelen; también pueden presentarse protuberancias en la piel llamados nódulos y la piel tiene una apariencia seca por la falta de sudoración.
Una vez iniciado el tratamiento médico, el paciente deberá acudir cada seis meses a su unidad de salud para que le realicen un estudio del lóbulo de su oreja, para evaluar la respuesta al medicamento que está tomando; al concluir el tratamiento, la persona deberá seguir acudiendo a vigilancia médica por un lapso de dos a cinco años, según lo indique el médico.
Ante cualquier sospecha es necesario que la persona acuda a recibir atención médica oportuna al centro de salud más cercano, y evite la automedicación. Un caso corresponde al Municipio capital y otro a Calvillo.