El cerebro de una persona mayor es mucho más maleable de lo que se cree, debido a la interacción de los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro que se vuelve armoniosa, lo que amplía sus posibilidades creativas, afirmó Bertha Dora Quezada Sánchez, directora de la Fundación Familiares de Alzheimer Aguascalientes.
Afirmó que, según un estudio reciente de la Facultad de Medicina de la Universidad George Washington en Estados Unidos, entre las personas mayores de 60 años se pueden encontrar a muchos que acaban de iniciar sus actividades creativas dado que el cerebro ya no es tan rápido como en la juventud, pero gana en flexibilidad.
Comentó que este estudio señala que con la edad es más probable que los adultos mayores tomen decisiones correctas y están menos expuestos a las emociones negativas, dado que el pico de la actividad intelectual humana ocurre alrededor de los 70 años, cuando el cerebro comienza a funcionar con toda su fuerza.
Dijo que las investigaciones recientes señalan que desde los 60 años aproximadamente, una persona puede usar dos hemisferios al mismo tiempo, lo que le permite resolver problemas mucho más complejos.
Comentó que de acuerdo con el profesor Monchi Uri de la Universidad de Montreal, se cree que el cerebro de una persona mayor elige el camino que consume menos energía, corta lo innecesario y deja sólo las opciones correctas para resolver el problema.
Destacó que las características del cerebro a la edad de 60 a 80 años son maravillosas dado que las neuronas del cerebro no mueren, como se ha dicho, sino que más bien las conexiones entre ellos simplemente van desapareciendo cuando la persona no se dedica al trabajo mental; la distracción y el olvido aparecen por sobreabundancia de información, por lo que no es necesario que concentre toda su vida en nimiedades innecesarias; a partir de los 60 años, una persona, al tomar decisiones, no usa un hemisferio al mismo tiempo, como los jóvenes, sino ambos.
Por lo anterior, dijo que, si una persona lleva un estilo de vida saludable, se mueve, tiene una actividad física factible y tiene plena actividad mental, las habilidades intelectuales no disminuyen con la edad, sino sólo crece, alcanzando un pico a la edad entre los 80 y los 90 años. “Se recomienda entonces que los adultos mayores aprendan nuevas habilidades, música, a pintar cuadros, danza, un idioma, interesarse por la vida, así como reunirse y comunicarse con amigos, que no se encierren, ni pasen mucho tiempo solos ya que es destructivo para cualquier persona”.