Imelda Robles
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- En contraste con el covitario donde a diario ven la muerte en el Hospital Metropolitano, a unos metros está un espacio en el que personas recuperadas de Covid-19 llegan para intentar salvar a los que están adentro.
Hace dos semanas el centro hospitalario recibió una segunda máquina de extracción de plasma, y en este momento los donadores conectados son Sergio Enrique Guerrero, de 46 años, y Mauricio Hernández, de 56.
En la tercera vez que Sergio dona. Apenas terminan de extraerle 600 mililitros y recibe un mensaje en su celular.
“Me están buscando para que les done, pero ya les dije que acabo de donar, que puedo hasta dentro de dos semanas”, comparte. Tras su recuperación, familiares y conocidos los contactaron en busca de ayuda para pacientes graves.
A diario llegan al Metropolitano entre 10 y 12 personas referidas del Centro Estatal de Transfusión Sanguínea que cumplieron con los requisitos para ser donantes. Sin embargo, aún podrían ser descartados si sus venas son muy delgadas.
Arturo Olvera Robledo, encargado del área de donaciones, explica que en promedio, diariamente, unas dos o tres personas no pueden donar por esta causa.
El plasma obtenido se aplica inmediatamente.
“Las que van llegando se están administrando a los pacientes, estamos al día en la donación”, dice Amalia Becerra, subdirectora del Hospital Metropolitano.

RESULTADOS FAVORABLES
Nuevo León es el primer Estado en aplicar la Infusión de Plasma Convaleciente, tratamiento experimental con resultados favorables en contagiados graves.
Hasta el domingo, en la Entidad se contabilizaban 681 donantes de plasma y 614 pacientes beneficiados.
El Metropolitano es donde se han hecho más donaciones, 394, y en el que a más pacientes se han utilizado, 230. En las cifras proporcionadas por el Gobierno no están las del IMSS.
El Estado informó de cifras de donaciones de plasma también en el Hospital San José, el Hospital Christus Muguerza Alta Especialidad y el Hospital Universitario.

AUMENTAN DONADORES APTOS
Aunque al principio la tendencia era que la mitad, o menos, de quienes acudían al Centro Estatal de Transfusión Sanguínea eran candidatos para donar plasma, la cifra se ha revertido, explica la directora, Aurora Lee.
Unas 30 personas van a diario al centro en busca de ser donadores.
“En los últimos dos meses se ha volteado el porcentaje”, indica, “y ahorita estamos diciendo que más de la mitad de los que vienen sí son aptos… Entre 6, 7, más o menos de cada 10 sí son aptos”.
El insumo para evaluar a un donante, hacer las pruebas de laboratorio y usar el kit de donación de plasma ronda los 7 mil pesos.
Lee refiere que ante el aumento en la carga de trabajo incrementaron un 20 por ciento al personal operativo, ampliaron espacios y adquirieron dos máquinas para extraer plasma.
Al inicio de la pandemia, el Estado sólo tenía una en el Hospital Metropolitano, donde ahora ya tienen dos, y prevén este mes tener una tercera máquina. Además, de acuerdo con la funcionaria, buscan equipar el Hospital de Montemorelos para que también se puedan hacer donaciones.
Los equipos de los hospitales privados se contabilizan aparte.
Afirma que no están rebasados en capacidad para procesar el plasma, y que por el contrario, quieren más donadores.
El principal motivo para rechazar a un donador de plasma, expone, es que no tenga los anticuerpos necesarios, pero hay otras causas como el que se haya hecho una cirugía hace menos de un año.
“Hace ratito tuvimos una persona que se hizo una endodoncia hace dos meses, y procedimientos que llevan aguja de por medio, como endodoncia, tatuajes o acupuntura, necesitamos 12 meses de tiempo”, recalca Lee.
Comenta que también han realizado extracciones de plasma en el Centro de Transfusión para pacientes de hospitales privados.
“No es un proceso tan rápido como quisiéramos, entendemos perfectamente la preocupación de tener un familiar hospitalizado y que quisiéramos que la extracción se diera en ese momento y en ese momento aplicarlo”, expresa Becerra.

DONADORES SANOS
El lineamiento nacional para donar marca que sólo pueden acudir mujeres sin antecedentes de embarazos ni abortos, porque ellas pudieron desarrollar antígenos leucocitarios humanos (HLA, por sus siglas en inglés), que son anticuerpos que dañarían el pulmón del receptor, explica Lee.
Sin embargo, el director de Laboratorio y Banco de Sangre de TecSalud, Carlos Díaz Olachea, indica que el Hospital San José realiza una prueba para detectar HLA, por lo que mamás sí podrían ser candidatas, pero se pide que no hayan tenido embarazos en los últimos tres años y tengan máximo dos hijos.
Díaz Olachea recalca que buscan donadores sanos.
“No debe de haber dermatitis, no debe de haber inflamaciones, infecciones de oído, infecciones de garganta, de nariz, caries, úlceras, no debe haber ningún dato de infección en el paciente, debe ser un donador sano”, comenta.
Es la primera vez que Mauricio dona, y dice que si puede volverá a hacerlo.
“Sí, ¿por qué no? No te duele, no te da nada”, comparte mientras le extraen el plasma.
“Cuando puedas ayudar, pues hay que hacerlo, ¿por qué no? Y más que es una vida”.
Sergio, tras estar hospitalizado dos días en la Clínica 17 del IMSS por falta de oxígeno, recalca que no lo pensó dos veces.
“Nos ponemos en el lugar de la gente que está realmente ahorita necesitando ayuda”.