Eugenio Torres
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La pandemia significó un cambio drástico para empresas y empleados y el regreso al trabajo presencial significa nuevos retos, como mayor fluidez y transparencia en la comunicación, así como desarrollar competencias socioemocionales y tecnológicas, advierten expertas en salud mental.
Rosalinda Ballesteros, directora del Instituto de Ciencias de la Felicidad de la Universidad Tecmilenio, señala que, en México, los cambios para adaptarse a las nuevas formas de trabajar, ya sea virtual o presencial, han generado estrés.
A nivel organizacional, plantea una política activa de reconocimiento verbal y público en las reuniones de trabajo. Y, a nivel personal, sugiere apreciar todo lo que en retrospectiva hemos logrado y usarlo como una fuerza para dar el siguente paso, así como valorar lo bueno que seguimos teniendo.
En tanto, Marisa Salanova, doctora en Psicología, con especialización en Psicología Organizacional Positiva en la Universitat Jaume I de España, advierte: “Las organizaciones deben preservar no sólo la seguridad física, sino también la seguridad emocional de los empleados”.
La autora de libros como “Organizaciones Saludables: Una Mirada desde la Psicología Positiva” y “El engagement en el Trabajo” considera que la forma tradicional de trabajar necesita cambios.
“Ya no priorizar estar todos presentes en el centro laboral, sino más bien trabajar con objetivos, con metas a plazos determinados, confiando en que las personas realizarán su trabajo con un control estricto de tiempos”.