Víctor Osorio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La red Acción Ciudadana Frente a la Pobreza (ACFP) propuso elevar 30 por ciento el salario mínimo en 2022. Este año aumentó 15 por ciento.
La propuesta fue entregada a Luis Felipe Munguía, presidente de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami), cuyo consejo de representantes sesionará a partir de este jueves para fijar el monto del aumento para el año próximo.
Acción Ciudadana planteó aumentar de 141.70 a 185.20 pesos el salario mínimo diario. La diferencia correspondería a 35 pesos del Monto Independiente de Recuperación, más 6 o 7 por ciento del incremento que se estime por la inflación anual aplicada a los productos de la canasta básica.
«Un incremento sustantivo al salario mínimo de alrededor de 45 pesos es indispensable frente a la pobreza. Está ya demostrado que no hay efectos negativos, pues la fórmula está probada. El aumento para 2022 sería como 30 por ciento, pero solo aplica al salario mínimo. No hay que engañar o confundirse, no es un alza generalizada de salarios», indicó Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de la red.
«Ya quedó claro que en México el ajuste al salario mínimo no tiene efecto alguno en las variables macroeconómicas, como la inflación; y en cambio sí es significativo para reducir pobreza laboral».
En un comunicado, ACFP indicó que propósito de la recuperación gradual es que, al terminar el actual sexenio, el salario mínimo llegue a un monto equivalente al costo de dos canastas básicas indispensables para una familia integrada por cuatro personas con dos perceptoras de ingreso, que es el promedio en el país.
Los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) y de la Medición de la Pobreza en México 2021, señaló, evidencian que la raíz de la pobreza en México está en la precariedad del empleo, caracterizada por los bajos ingresos salariales y falta de acceso a la seguridad social.
Advirtió que 61 por ciento de quienes tienen trabajo asalariado no ganan lo suficiente para pasar el umbral de pobreza de dos personas, ya que su salario es menor al costo de dos canastas básicas. Son, apuntó, 19.3 millones de personas que trabajan pero siguen siendo pobres.
«Un primer paso para que el trabajo sea una salida digna de la pobreza es la recuperación gradual del salario. Los siguientes pasos implican hacer del trabajo digno con salario suficiente y plenos derechos laborales», remarcó.
La red urgió a eliminar el nudo que ata el derecho a la salud con las prestaciones laborales y a crear un sistema nacional de cuidados con recursos presupuestales que permitan a muchas mujeres incorporarse a trabajos remunerados.

¡Participa con tu opinión!