Staff
Agencia Reforma

BOGOTÁ, Colombia.-Una agrupación de líderes centroizquierdistas pidieron ayer al Presidente Iván Duque dar una solución a la crisis social que vive el país, planteando una respuesta para los sectores más desfavorecidos del país, al tiempo que lo exhortaron a mantener un diálogo con el opositor Comité Nacional del Paro.
Durante un encuentro en la Casa de Nariño, la Coalición de la Esperanza -alianza política de centro-izquierda para las elecciones de 2022- exigió al Presidente la atención a 6.2 millones de hogares pobres a través de una renta básica que ayude a resolver el hambre y la pobreza, agravadas por la pandemia, así como matrícula cero para que los jóvenes pobres puedan ir a la universidad, según reportó El Tiempo.
Asimismo, el grupo hizo un llamado a Duque para que frene la violencia de las fuerzas armadas contra los manifestantes, y a que éstas cumplan con su deber de proteger a la población.
Con una playera con los nombres de las víctimas mortales en las movilizaciones, la Coalición le recordó al Presidente los 33 jóvenes que han perdido la vida y lo exhortó a investigar cada una de las defunciones.
La reunión se produjo en medio de una jornada de protestas que inició el 28 de abril contra una reforma tributaria pero que se han revivido las manifestaciones de 2019 contra el Gobierno de Duque, la desigualdad social y la violencia policial.
Las movilizaciones de fines de noviembre de hace dos años quedaron sepultadas por la pandemia, pero los estragos de la crisis sanitaria, que contrajeron la economía colombiana en un 6.8 por ciento en 2020 -la mayor caída desde 1975-, reanimaron el hartazgo social.
El encuentro con la Coalición se dio como parte de la convocatoria del Presidente a los sectores políticos para dialogar y encontrar soluciones al descontento social.
El ex Vicepresidente Humberto de la Calle, miembro de la alianza política, aclaró que fueron a la cita con el único propósito de intentar superar la crisis, pero enfatizaron que el Gobierno debe reunirse con el Comité Nacional del Paro, el cual ha organizado las protestas.
Por su parte, el ex Gobernador de Antioquia Sergio Fajardo apuntó que Duque tiene ir a Cali, donde se han registrado los incidentes más violentos por la represión policial. Ayer, el Alcalde de esa urbe, Jorge Ospina, confirmó el fallecimiento en los disturbios de 7 personas y más de 450 lesionados.
“Hay que escuchar las voces de aquellos y aquellas que no tienen espacio para venir acá, que no está en Bogotá”, aseguró.
El Gobierno, por su parte, aseguró que durante el diálogo se reiteró “el respeto a la protesta pacífica”, así como el “rechazo a la violencia y el vandalismo”, e indicó que de ahí la importancia de restablecer el orden para no afectar a los colombianos trabajadores.