Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: Aunque la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) planea la llegada de más profesores a su campamento en el Zócalo, acordó mover sus casas de campaña del centro de la plaza capitalina para evitar confrontaciones con la manifestación de organizaciones civiles de la llamada «Marea Rosa» el domingo.

Héctor Torres Solano, dirigente de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), sección 14 de la CNTE, a quien pertenecen unas 30 casas de campaña junto al asta, afirmó que ese acuerdo fue tomado el jueves. Aún falta que sus agremiados lo acepten esta tarde, pero es muy probable que así sea.

«Hay un acuerdo con la Coordinadora de que busquemos el espacio para poder reubicarnos. Pero yo necesito trabajarlo con mis compañeros que están movilizados, pero hasta ahora está la propuesta. Es probable para resguardar, sería irresponsable de mi parte exponer a los compañeros en todo lo que venga. Entonces, es probable que haya, no sé, por los costados, algún lugar que nos permita seguir manifestándonos. De retirarnos, no nos retiramos», afirmó en entrevista.

El dirigente rechazó que la posible reubicación sea para permitir la manifestación de las organizaciones civiles que declararán como su candidata a la panista Xóchitl Gálvez, sino para evitar algún problema.

«Tenemos la visión de que no queremos caer en provocación, no queremos que salga lastimado un compañero o que caiga en la provocación. No queremos eso. Es más el resguardo hacia el contingente que darles el espacio a los que se van a manifestar o van a celebrar. No sé qué van a hacer el día domingo», agregó.

La CNTE también planea reforzar el plantón que mantiene desde el miércoles en el Zócalo en demanda de aumento salarial y otras peticiones, como la abrogación total de la reforma educativa de 2013.

En la Plaza de la Constitución, el campamento mantiene su dimensión, con casas de campaña bajo el asta gigante y del lado de los edificios del Gobierno de la Ciudad de México. Una pared de vallas de casi tres metros protege el Palacio Nacional, donde despacha el Presidente Andrés Manuel López Obrador, con quien los maestros se reunieron el jueves. Sin embargo, más camiones podrían llegar desde la tarde del lunes.

Torres Solano informó que la CETEG planea reubicar su sección después del domingo, aunque otras secciones podrían hacerlo desde hoy mismo.

«El lunes hay una mesa con la Secretaria de Gobernación y el martes con el Subsecretario de Egresos y el Oficial Mayor, por eso el llamado a todos los compañeros de base para que arriben», comentó Torres Solano.

El jueves por la noche, los profesores acordaron también solicitar espacios en medios de comunicación, televisoras y periódicos, para aclarar los motivos de su lucha. Algunos se dirigieron a Televisa y TvAzteca, mientras que otros, como Torres Solano y los dirigentes de Chiapas, Quintana Roo y Campeche, se encuentran en el cruce de Bucareli y Reforma.

El Magisterio intenta desvincularse de las acusaciones de las organizaciones civiles conocidas como «la Marea Rosa», que afirman que son cómplices del gobierno en un supuesto atentado contra las instituciones democráticas para afectar la concentración programada para el domingo en el Zócalo. También se desmarcan de las críticas del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien los ha calificado de provocadores y afines «a la derecha».

«Ya nos había pasado anteriormente cuando estuvimos un mes de noviembre, cuando el Presidente hizo el llamado a su partido, en donde decían que nosotros estábamos haciendo el trabajo sucio de la ultraderecha. Hoy la ultraderecha nos dice que estamos haciendo el trabajo sucio del Presidente. Nosotros seguimos nuestras demandas, seguimos con nuestra lucha y no tenemos nada que ver con los partidos políticos», dijo el líder de la CNTE Guerrero, mientras medio centenar de maestros gritaban consignas como «¡gobierne quien gobierne, los derechos se defienden!».

«Nos están involucrando con partidos que ni siquiera compaginan con la Coordinadora. Entendemos que la derecha y el partido oficialista, pues lo único que quieren son reflectores, lo que quieren es meterse al ruedo. Sin embargo, no les vamos a permitir que ellos nos quieran involucrar ni con el partido oficialista ni con el partido de la ultraderecha», agregó.

Los maestros insistieron en su rechazo al aumento del 10 por ciento salarial que anunció López Obrador, pues afirman que solo es 6 por ciento directo y 4 en prestaciones.

La CNTE solicita también la abrogación total de la reforma educativa «PEÑA-AMLO» y sus leyes secundarias, un aumento salarial del 100 por ciento directo al sueldo base, la abrogación de la ley del ISSSTE 2007 y el resarcimiento de los daños contra su movimiento.