Durante el segundo día de la VII asamblea diocesana, Juan Carlos Reyes Rodríguez, vicario Episcopal de Pastoral, informó que se presentaron y aprobaron las políticas y estrategias del V Plan Diocesano de Pastoral. Este esfuerzo busca asegurar la implementación efectiva del objetivo general del plan, cuya vigencia abarcará de 2024 a 2033.
Explicó que el horizonte de casi diez años del plan diocesano responde a importantes celebraciones, como el quinto centenario de las apariciones guadalupanas y el jubileo de la redención en 2033, eventos que serán celebrados tanto a nivel nacional como universal.
El padre Reyes destacó la importancia de mantener el plan adaptable, evaluándolo y ajustándolo anualmente para responder a las cambiantes realidades. Este enfoque dinámico permitirá que el plan se mantenga relevante y efectivo en el cumplimiento de sus objetivos pastorales.
Reyes Rodríguez detalló que actualmente la asamblea trabaja en la definición de objetivos específicos y las estrategias necesarias para cumplirlos por cada una de las comisiones diocesanas.
Las comisiones fundamentales incluyen las pastorales profética, litúrgica y social, además de la pastoral familiar, la de adolescentes, la juvenil y la comisión diocesana de agentes laicos, entre otras. Estas comisiones agrupan diversas dimensiones, como ecología, cuidado integral de la creación, penitenciaría y Cáritas, reflejando la amplitud del trabajo pastoral.
Con la participación de 400 personas, se está avanzando en la integración del documento final, que deberá presentarse el 27 de agosto, en el aniversario de los 125 años de fundación de la diócesis. El plan diocesano está diseñado para ser adaptable a las realidades cambiantes y será evaluado anualmente para incorporar las modificaciones necesarias.