Otro revés recibió el Congreso del Estado al ganar Gabriela Espinosa Castorena, 3 juicios de 3, y fue ratificada como magistrada por el Juzgado de Distrito y por ende, podrá concluir su periodo como presidenta del Supremo Tribunal de Justicia del Estado en el 2022; en caso de incumplir la orden del Poder Judicial Federal, los diputados podrían ser destituidos.

Poco antes del mediodía, el Congreso del Estado recibió la notificación del Juzgado Quinto de Distrito en la que se ordena el reconocimiento como magistrada a Espinosa Castorena y solicita además, que los diputados emitan un nuevo decreto en el que se ordene la ratificación en el cargo, al salir favorable la sentencia a la magistrada que en su momento, solicitó el amparo cuando se le negó la posibilidad que por ley le asistía.

Cabe hacer mención que se trata de un proceso legal que data de octubre del año pasado, cuando el Congreso del Estado negó por mayoría la ratificación en el cargo, a pesar de que el Consejo de la Judicatura evaluó de manera favorable a Espinosa Castorena, y sólo bastaría el visto bueno de los legisladores locales, que con un proceso alterno e ilegal, le negaron el derecho, lo que orilló a la búsqueda del amparo por parte de la funcionaria.

La resolución del Poder Judicial Federal es en el sentido de ser favorable el juicio para su reelección, previamente había ganado la suspensión provisional, así como la suspensión definitiva y ayer se notificó la sentencia de resolución de fondo del asunto, que le garantiza la reelección, con lo que se advierte, ganó los 3 juicios que tenían que transcurrir.

Con esto, la orden es que ella podrá seguir siendo magistrada del Poder Judicial del Estado por 15 años más si así lo desea, y por lo tanto, podrá continuar en el cargo de presidenta del STJE por el año que le resta en el cargo a concluir en julio de 2022.

Por lo pronto, se estará en espera de que el Congreso del Estado emita un nuevo decreto en el que ratifique a Gabriela Espinosa Castorena como magistrada, sin volver a ser evaluado su perfil, porque esto ya fue hecho y presentado por el Consejo de la Judicatura, de ahí que el juez de Distrito dictó una sentencia categórica en la que se “ordena emitir al Congreso del Estado un nuevo decreto, donde ratifique a la magistrada presidenta”.

Ante esto, es pertinente hacer notar que en todos los juicios de amparo tienen como apercibimiento que la autoridad que no cumpla lo que ordena el juez, puede ser destituido del cargo.