Tras su apertura, establecimientos dedicados a la venta de comida que desde el pasado fin de semana y bajo la autorización de autoridades de salud, lograron levantar la cortina luego de permanecer cerrados durante las últimas ocho semanas, solicitaron a la Guardia Sanitaria vigilar y proceder contra todo negocio que incumpla las disposiciones, actuar de manera firme y sin distinción alguna.

A decir de propietarios de establecimientos ubicados en la zona Centro, durante el pasado fin de semana hubo bares que abrieron sus puertas, a pesar de ser uno de los giros al igual que los antros, en continuar con las medidas de clausura a consecuencia de la pandemia por el COVID-19.

En ese sentido, solicitaron piso parejo y que los integrantes de la Guardia Sanitaria actúen de manera firme y atendiendo incluso los reportes realizados por los afectados.

De acuerdo a Fabián Castillo, propietario de un establecimiento de comida, hubo varios empresarios del gremio que se percataron que en diferentes zonas de la ciudad existieron bares abiertos.

Lo anterior, dijo, significa un riesgo mayor, pues por el hecho de que no sean verificados por las autoridades correspondientes para conocer sus medidas de sanidad, pudieran convertirse en zonas de peligro tanto para consumidores como de sus propios trabajadores.

Finalmente, el empresario reclamó a las autoridades del sector salud que no exista persecución contra ellos mismos y que en todo caso estén al pendiente sobre el comportamiento de otros giros, prohibidos hasta el momento.

“En zonas como Las Américas, vimos que había bares y merenderos abiertos cuando se supone que aún no tienen permiso. Eso desde luego nos afecta a todos, porque los clientes desconocen las medidas de higiene, si se da un brote o incrementan los casos la gente dejaría de ir con nosotros, quienes hemos puesto todo de nuestra parte”, resaltó.