En atención a las medidas preventivas contra el COVID-19, zonas marginadas han comenzado a recibir el apoyo del vital líquido, por medio de pipas y la colocación de cisternas de 5 mil litros.
El Instituto del Agua es la instancia encargada de que los más desprotegidos no enfrenten problemas de desabasto del vital líquido ante la contingencia del coronavirus, que obliga medidas higiénicas constantes y rigurosas.
Su personal ha recorrido zonas como Cumbres III, Comunidad de Palomas, San Judas, El Bramadero, Coyotes, La Tomatina, La Perla entre otras, en donde por medio de pipas se disponen a llenar cisternas y botes.
También se han colocado tinacos de gran capacidad, en los cuales las familias pueden ir tomando el agua que deseen, siempre y cuando no acaparen, considerando la necesidad del resto de los vecinos.
En un recorrido por Los Arellano y Lomas de Nueva York, constatamos el apoyo recibido de parte de las autoridades estatales. Tuvimos la oportunidad de platicar con algunos vecinos, quienes coincidieron en que el servicio de abastecimiento de agua debe ser regular para acatar las indicaciones del sector salud.
Jesús, vecino de aquella zona, expresó que “en días pasados vino el gobernador y nos llenó de agua unos botes, dijo que mandaría pipas y sí se han visto de repente, pero pedimos que no nos vayan a dejar sin agua”.
Sin embargo, otros residentes de la zona explicaron que la falta de agua ha sido siempre un problema con el cual han tenido que lidiar, pues no siempre la ayuda llega de manera oportuna, lo que los orilla a tener que pagar 600 pesos por una pipa de 10 mil litros de agua, según detalla Daniel, otro vecino de Lomas de Nueva York.
“A veces tengo que pedir la pipa, lleno mis botes y tinaco para tener agua. Trato de usarla lo más razonable posible, me tiene que durar un mes”, señaló.
Por su parte, María, jefa de familia de 6 integrantes, dijo que no solamente la falta de agua es una necesidad en la zona, sino incluso falta de apoyos, desde económicos y alimenticios, al indicar que por la contingencia, los trabajos en las ladrilleras se han visto también afectados.
De acuerdo al Inagua, cada tercer día las pipas abastecerán de agua a las comunidades antes mencionadas, al menos mientras continúe la contingencia.