Aguascalientes se convierte en una ciudad amurallada ante la proliferación de cotos en distintos puntos y cada vez hay menos fraccionamientos, por lo que es necesario retomar el modelo tradicional, en lugar de vivir en lugares cerrados. Así lo estableció el presidente del Colegio de Arquitectos del Estado, Ignacio Jiménez Armas.

El especialista lamentó que cada vez los desarrolladores inmobiliarios piensen más en la edificación de cotos cerrados, lo que quedó de manifiesto en la reciente reunión de la Comisión Estatal de Desarrollo Urbano que tuvo lugar en días pasados, donde se aprobaron condominios y únicamente un fraccionamiento.

Afirmó que uno de los argumentos es la inseguridad que motivan el desarrollo de este tipo de desarrollos, sin embargo, se olvida la esencia de la ciudad, que es el barrio y la convivencia social entre los vecinos, además del pasar libre en las calles. Destacó que actualmente en el Colegio de Arquitectos visualizan una ciudad amurallada para los próximos años, sobre todo en la zona norte de la mancha urbana.

Resaltó que los arquitectos tienen la creatividad por lo que deben hacer propuestas para que los desarrolladores en conjunto con ellos y con la autoridad generen un equilibrio y también haya fraccionamientos, dado que es indignante como ciudadano, ver en la parte trasera de un coto que hay muros en ambas aceras de las vialidades, por lo que no es adecuado vivir en una ciudad amurallada, dado que eso también crea inseguridad e incertidumbre.

“Entre el 90 y el 95% de las viviendas que se están desarrollando son cotos y no fraccionamientos. La ciudad tiene que regresar al ciudadano y no a los coches ni a los infractores, tenemos que volver a retomar las familias la ciudad, ese es el tema central…”
Ignacio Jiménez, Colegio de Arquitectos

¡Participa con tu opinión!