Al informar que los incendios y el calor actualmente son factores que afectan al sector agropecuario, pues no se puede sembrar y las pasturas se han encarecido, el presidente de la Unión Ganadera Regional Aguascalientes, Juan Pablo Franco Díaz, reveló que la producción de leche ha caído un 2% con respecto a igual periodo del año pasado, ya que se han tenido que sacrificar muchas vacas.
Indicó que el sector lechero enfrenta problemas, porque no hay pasturas y las que se tienen embodegadas se venden muy caras, aparte las empresas industrializadoras comenzaron a bajar los precios, una vez que lo hicieron en el ámbito internacional.
“En este momento se producen 25 mil litros de leche menos al día, al compararlo con igual periodo del 2018”, apuntó.
La incongruencia es que cuando el precio internacional sube, las empresas nacionales no lo hacen, y en este momento la merma económica es de 30 centavos por litro, lo que representa una enorme cantidad para los productores de leche.
“Del 2013 al 2017 fue subiendo la producción de leche en Aguascalientes, a un ritmo de 3% anual, sin embargo en el 2018 comenzó a bajar un 2%, lo cual es muy preocupante pues muchas vacas se fueron al rastro para sacrificio ante la incapacidad del productor para alimentar y sostener a todo el potrero”.
Este año se registra una situación similar, porque los precios que le pagan al productor no son redituables y ello obliga a que sigan sacrificándose o vendiéndose las vacas a otras personas, a fin de poder sostener los establos. También se espera que llegue el precio de garantía de Liconsa para Aguascalientes.
En entrevista con El Heraldo, el dirigente de la UGRA lamentó que sigan quemándose potreros completos en los distintos estados del país, por lo que urgen las lluvias para que finalmente acabe esta crítica situación.
En este momento no se puede sembrar nada, porque al momento de echarse agua, de inmediato se evapora, ya que la tierra se encuentra muy caliente y no se genera humedad, por lo que se ansia que la lluvia comience a caer para que el vital líquido empiece a mojar los suelos y aspirar a la cosechas.
“Ante ello se realizan los riegos nocturnos, porque en el día sencillamente no es conveniente dado que se evapora de inmediato”.