En tanto algunos diputados y diputadas buscan que se eche abajo la reforma a la Ley de Educación del Estado, particularmente referente al artículo 4º, en donde se abre la posibilidad que los padres de familia autoricen o no que sus hijos tomen determinadas clases en materia de sexualidad o moralidad, por considerar que hubo alguna equivocación en la votación, otros aseguran que la iniciativa estuvo bien analizada y aprobada.
Es el caso del presidente de la Junta de Coordinación Política en el Congreso del Estado, Guillermo Alaniz de León, quien reconoció que esa reforma ha sido criticada y cuestionada tanto por la Comisión Estatal de Derechos Humanos como por organismos filiales a la ONU, por lo que se mostró abierto a revisar el tema del Pin Parental.
Aunque aseguró que de ninguna manera se trató de algún error haber legislado sobre el tema, porque además se ha discutido sobre ello; “se presentó y la prueba es que fue una iniciativa aprobada por unanimidad”, comentó.
No obstante, resaltó que hay apertura para hacer las modificaciones que sean necesarias, lo cual también deberá hacerse mediante un análisis, pues la intención y el compromiso siempre será emitir leyes que sean acordes, primero, a que no transgredan el límite legal, pero también que sea a favor de la ciudadanía.
En cuanto a la iniciativa que ha sido presentada ya por parte de un grupo de diputadas y diputados para dar marcha atrás particularmente al artículo en cuestión avalado a finales de mayo pasado, resaltó que “no es un tema cerrado, pues una vez que se presenta una iniciativa se puede reaperturar”.
Cabe recordar que el artículo 4º de la Ley de Educación del Estado aprobada y que se pretende echar atrás, está muy ligado con el Pin Parental, pues afectaría la impartición de una educación laica al no dejar que los niños aprendan de sexualidad por creencias religiosas, motivo por el cual, inclusive la CEDH ha anunciado la interposición de una Acción de Inconstitucionalidad, en tanto que en estos días la ONU pidió a los legisladores locales también la reconsideración, pues se advierte que va en contra de los derechos de los infantes.