Sineli Santos
Agencia Reforma

CDMX.- Conducir un monoplaza a más de 350 kilómetros por hora no es una tarea sencilla, requiere de un alto nivel de concentración, preparación física y una óptima alimentación.
Aunque no es muy notorio, el trabajo físico que realizan los pilotos de Fórmula Uno debido a su complexión y estatura, exige que se trabajen partes muy específicas del cuerpo y se ponga mucha atención después de las carreras, pues los pilotos llegan a perder de 2 a 3 kilogramos de masa corporal dependiendo de la dificultad de los circuitos.
“Los atletas de resistencia participan en eventos con movimiento continuo durante más de 20 minutos y, en el caso del automovilismo, en una hora y media aproximadamente, por lo que puede aparecer la fatiga prematura a causa de la deshidratación o el agotamiento de las reservas de hidratos de carbono.
“El objetivo del piloto, de F1, NASCAR o cualquier otra categoría, es establecer una estrategia practicada en el entrenamiento para suministrar suficientes líquidos y energía de los tipos y concentraciones correctas para sostener el trabajo muscular durante mucho tiempo. El combinar los ejercicios al aire libre, como ligeras caminatas, con ejercicios con aparatos, son ideales para los pilotos”, explicó a Grupo REFORMA Máximo Arrieta, preparador físico y nutriólogo.
Para que un piloto pueda desempeñarse de la mejor forma en la pista debe consumir cerca de mil 500 calorías, por lo que la base de su alimentación son hidratos de carbono, de donde obtienen su fuente de combustible, además de los lípidos y proteínas que aportan calidad y potencia a su desempeño.
“Como el almacenamiento de los hidratos de carbono es relativamente bajo en comparación con el de las grasas, los atletas deben estar conscientes de reponerlos en cada oportunidad. Mantener muchos hidratos de carbono almacenados (glucógeno) y consumirlos durante actividades de una hora o más de duración son técnicas bien establecidas para optimizar la resistencia atlética.
“Asegurar una óptima dotación de hierro es crucial para el rendimiento de resistencia, por lo que es recomendable el consumo de frutos secos, semillas, verduras de hoja verde, pescado, y cereales en las dietas de estos atletas”, puntualizó Arrieta.

ACONDICIONAMIENTO INDISPENSABLE
Dependiendo de las necesidades y gustos de cada piloto, los ejercicios pueden variar; sin embargo, el fortalecer el cuello es indispensable para todos.
El estar sentado en la cabina durante 90 minutos conlleva a tener una espalda y cuello fuertes, son los que reciben los impactos de las fuerzas G al acelerar o frenar.
Manu Cabrera, piloto de Trucks México, comentó que una buena forma de trabajar el cuello en casa es con ayuda de garrafones de agua y una pelota.
El uso de la bicicleta es otra forma de entrenarse, además, las piernas, los brazos, espalda y cuello, se ven beneficiados.
“A mí me gusta mucho entrenar con bicicleta. Me ayuda a meditar y a mantener el equilibrio, además de que trabajas mucho las piernas y brazos, y eso es indispensable a la hora de compartir”, comentó el piloto de Nascar Salvador de Alba Jr.