Cecilia de Santos Velasco
El Heraldo

A causa de las reformas legales aprobadas en diciembre del año 2020, y que las obliga jurídicamente a constituirse como asociaciones civiles, las 1,319 mesas directivas de padres de familias que operan en la escuela pública del estado de Aguascalientes se encuentran imposibilitadas para convocar a asamblea y renovar a sus integrantes, puntualizó ayer el presidente de la AEPF, Miguel Ángel Herrera Cruz.
Para cumplir con ese requisito legal, las mesas directivas de la escuela pública deberían desembolsar al menos 6.5 millones de pesos para el pago de los servicios notariales para quedar constituidas como una asociación civil, recursos que se estarían tomando de las cuotas voluntarias que aportan los paterfamilias y por ende esos dineros no llegarían para atender las necesidades de los planteles educativos.
En entrevista con El Heraldo, el presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia aseveró que el organismo que preside debería ser el único que se constituya como una asociación civil, pero no las 1,319 mesas directivas que operan en los planteles de preescolar, primaria y secundaria, debido a las enormes complicaciones que generaría en materia jurídica.
Por ese motivo, dijo, la Asociación Estatal de Padres de Familia trabaja en una agenda con las direcciones Jurídica, de Participación Social y de Educación Básica del Instituto de Educación de Aguascalientes para resolver este tema que implica darse de alta como asociación civil, la cual genera derechos pero también implicaciones fiscales que no son conocidas por los papás y las mamás.
En este momento se trabaja para solicitar al Congreso del Estado ajustes a esa normatividad y que únicamente la Asociación Estatal de Padres de Familia cumpla con este requisito y que en el resto pudiera ser algo opcional, no obligatorio, y que sigan operando como un grupo que velan por los recursos que aportan los mismos padres y madres para mejorar a las escuelas de sus hijos.
De hecho, la AEPF ya constituida jurídicamente como asociación civil, se encargaría de apoyar a todas las mesas directivas de papás de la escuela pública, pero es importante que se sepa que muchos de esos órganos no logran juntar las aportaciones voluntarias solicitadas, otras sí lo consiguen, pero no es justo que se les cargue el gasto para convertirse en asociación civil, cuyo dinero se iría a los notarios públicos que cobran al menos 5 mil pesos por trámite.
Al constituir una asociación civil que se da de alta ante el SAT, tiene una vigencia por 99 años, lo que provocaría muchos problemas si no se tiene cuidado en poner lo adecuado en los estatutos y no generar problemas a futuro de multiplicar el número de mesas en una misma escuela.
Agregó que el mes de septiembre es el tiempo autorizado para que las mesas directivas convoquen a sus asambleas y se instalen en las escuelas, pero no pueden hacerlo porque estarían incumpliendo con la norma vigente.