César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La entrada en vigor del nuevo requisito del Gobierno de Estados Unidos de mostrar una prueba negativa a Covid-19 para poder viajar por aire ha dejado a algunos pasajeros fuera de su vuelo.

Roberto Bautista, quien viajaba desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a Kansas, perdió su vuelo a través de la aerolínea United, debido a que la prueba que mostró tenía más de 72 horas de antigüedad.

Su vuelo salía a las 6:00 horas, y aunque lo perdió, la aerolínea se lo reprogramará.

Bautista pagó 800 pesos por una prueba rápida realizada en un módulo privado dentro de un hotel frente a la terminal aérea, pero se la pudo hacer hasta las 9:00 horas.

Hasta el momento la autoridad aeroportuaria no ha permitido que se instalen espacios para realizar pruebas de Covid dentro del área federal, por lo que le empresa TravelerSolutions en asociación con diversas aerolíneas captan a los pasajeros para realizar el test mediante el Centro de Diagnóstico Molecular.

A un costado del hotel, está un módulo de la Clínica del Viajero de la UNAM, pero ahí dos pasajeras indicaron que el costo fue de mil pesos.

En ambos lugares la prueba es de antígenos y se entrega en menos de 10 minutos.

María Martínez y su hija temían perder su vuelo a Chicago.

“Me van a correr del trabajo”, dijo angustiada.

Su hija contrató a una niñera que le cuidaría sus hijas hasta este martes, por lo que también estaba temerosa de perder su vuelo.

Ellas salieron de la Clínica del Viajero a las 9:20, por lo que era poco probable que alcanzaran a abordar su vuelo en la Terminal 2.