Mauro de la Fuente
Agencia Reforma

MATAMOROS, Tamaulipas.-Las inspecciones exhaustivas impuestas al transporte fronterizo de carga por parte del Gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, dejaron en Tamaulipas un pérdida de al menos mil millones de pesos en apenas una semana.
El presidente de la Federación Estatal de Cámaras de Comercio (Fecanaco) en Tamaulipas, Julio César Almanza Armas, urgió al Gobierno mexicano a tomar medidas para evitar que se retomen las revisiones texanas a tráileres.
«Fue un desastre económico para la zona fronteriza y para empresarios, tanto mexicanos como de Estados Unidos», afirmó Almanza.
Los inspecciones al 100 por ciento de los tráileres que cruzan la frontera de Texas con México arrancaron el pasado 7 de abril, ante la inconformidad Abbott con la política migratoria del Presidente estadounidense Joe Biden.
El republicano, que busca su reelección este año, protestó en especial por el próximo fin de la política Título 42, que creó el entonces Presidente Donald Trump y permite expulsar sumariamente a migrantes alegando la pandemia de Covid-19.
La decisión convirtió en un tormento cruzar a Texas, ya que de una espera de minutos, los tráileres llegaron a aguardar hasta 24 horas en los puentes internacionales.
La medida empezó a retirarse el pasado miércoles en Nuevo León, cuando el Gobernador emecista Samuel García acordó con Abbott acciones para evitar el cruce de indocumentados o drogas.
Al acuerdo, llamado «Modelo Nuevo León», se sumaron el jueves los Gobernadores de Coahuila, el priista Miguel Riquelme, y de Chihuahua, la panista Maru Campus.
Finalmente, el Gobernador de Tamaulipas, el panista Francisco García Cabeza de Vaca, adoptó el viernes el pacto y Abbott dio por terminadas las revisiones, pero no descartó retomarlas si las autoridades mexicanas y Biden no frenan la migración indocumentada.
«Se va a poner peor si el Gobierno de México no actúa para que se controle la migración ilegal y se refuerce la seguridad en la frontera», señaló Almanza.
El dirigente comercial dijo que las empresas tardarán mucho en recuperarse de las pérdidas provocadas por el retraso en las exportaciones.
Para ejemplificar las pérdidas millonarias, Almanza citó los gastos inútiles en combustible, personal y los cobros que genera el tener un tractocamión parado por un día esperando su turno para cruzar a Estados Unidos.
A esto, detalló, se le tiene que sumar las pérdidas que tuvieron las empresas que entregaron tarde sus embarques o tuvieron mermas por el tiempo perdido.
Indicó que más de 25 mil exportaciones diarias fueron frenadas debido a estas medidas, tan sólo por la frontera de Tamaulipas.
Nuevo Laredo es el principal puerto comercial terrestres de toda la frontera y Reynosa es el punto de importaciones agropecuarias más importante para Estados Unidos.
Almanza recordó que más del 45 por ciento de las exportaciones a Estados Unidos se realizan por Tamaulipas.

¡Participa con tu opinión!