Jesús Guerrero
Agencia Reforma

CHILPANCINGO, Guerrero.-Después del sismo de magnitud 7.1 originado en Acapulco, al menos 60 familias residentes en la Unidad Habitacional del Infonavit de Chilpancingo se quedaron sin hogar porque sus departamentos resultaron con daños estructurales.
En Acapulco, en tanto, se reportó el fallecimiento ayer en un hospital de una adulta mayor a la que le cayó una barda encima la noche del martes producto del movimiento sísmico, en la comunidad de Xaltianguis.
Los damnificados de Chilpancingo reclamaron la inacción de los tres niveles de Gobierno, ya que desde la noche del martes no han recibido apoyo.
Guadalupe Pérez Hernández, una de las afectadas, relató que al sentir el sismo, a las 20:47 horas, pensó que iba a morir aplastada junto con su esposo.
“Vinieron de los Protección Civil y nos dijeron que ya no podíamos regresar a nuestros departamentos, pero ni siquiera nos han dado agua, mucho menos un lugar donde quedarnos a dormir”, acusó.
La mujer, de 68 años de edad, fue atendida por una crisis nerviosa en el patio que está frente al edificio del cual fue desalojada.
“¿Ya está lista doña Guadalupe?, le preguntó su vecina Edith Díaz Ríos, quien organizó una reunión para definir las acciones que van a emprender para exigir a las autoridades que demuelan los seis edificios dañados y les entreguen viviendas nuevas.
Una de las afectadas mostró un documento de Protección Civil de Guerrero, con fecha del 7 de agosto de 2019, en que se pide de manera urgente realizar la reparación, reconstrucción o reforzamiento de muros.
La dependencia alertó que, ante ligeros agrietamientos identificados en algunos muros del edificio 3 de esta colonia, se requería un dictamen estructural para determinar su capacidad de carga y sismorresistencia, así como las obras a realizar.
“Ese documento de Protección Civil nos lo entregó cuando se realizaron diversos estudios de los edificios después del sismo del 19 de septiembre de 2017”, dijo la vecina.

Revisan estructuras
El Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, anunció ayer el cierre por unas horas del Maxitúnel y Macrotúnel, dos de los principales accesos al puerto de Acapulco, así como el Aeropuerto Internacional para realizar una revisión estructural y descartar daños.
En un mensaje a través de Facebook, señaló que hubo reportes de las siete regiones del estado sobre deslizamientos de tierra y piedras, así como de caída de rejas y plafones.
El Mandatario priista indicó además que se registraron deslizamientos de tierra y rocas en la Autopista del Sol y en las carreteras Tierra Colorada-Ayutla y Tierra Colorada-Xaltianguis.
En Guerrero, el sismo dejó un saldo de dos personas fallecidas y una herida, 278 casas afectadas y 45 derrumbes carreteros, así como daños en 10 hospitales y centros de Salud, de acuerdo a datos oficiales.
La agencia Quadratín reportó el caso de un edificio en la unidad habitacional Cumbres de Figueroa, el cual perdió un muro de contención y un deslave que dejó parte de sus cimientos al aire.
El Ayuntamiento de Acapulco informó que hubo trabajos para retirar piedras que cayeron sobre la Avenida Escénica, que conecta la zona Dorada con la zona Diamante, así como para quitar escombros en la Avenida Pie de la Cuesta, y otras vialidades del puerto.