Nallely Hernández
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Después de la crisis derivada de la pandemia de Covid-19, menos trabajadores tendrán acceso a crédito y posibilidad de contar con una vivienda propia.
De enero a junio de este año, más de un millón de derechohabientes fueron dados de baja del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), es decir, perdieron empleo formal con cotización.
Según información del organismo, mientras que en enero se contabilizaban 20 millones 367 mil 309 trabajadores, a junio la cifra cayó a 19 millones 305 mil 155 derechohabientes.
De la misma forma, se perdieron empresas que aportan al fondo de vivienda.
En el primer bimestre de este año, el Instituto registró 966 mil 253 patrones, sin embargo para el periodo mayo-junio, se reportaron 38 mil 994 empresas menos.
Especialistas consideraron que, en lo inmediato, el mayor impacto por la destrucción de empleos para la industria de vivienda se reflejará en la menor colocación de créditos hipotecarios.
Enrique Margain, director ejecutivo de crédito hipotecario y automotriz en HSBC, consideró que la base de acreditados del Infonavit es relevante por tener una participación de casi 54 por ciento del portafolio hipotecario total del País.
Además, son trabajadores que aprovechan sus seguridad social para cofinanciamientos donde intervienen bancos u otros intermediarios financieros.
De hecho, en abril, según datos de la Asociación de Bancos de México la colocación por número de créditos en el Infonavit bajó 16.1 por ciento respecto a abril de 2019 y en la banca comercial la caída fue de 28.8 por ciento en el mismo periodo.