Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Una jueza federal de Miami certificó ayer que la solicitud de México para extraditar a Cesar Duarte, ex Gobernador de Chihuahua, cumple todos los requisitos legales, pues hay indicios claros de que desvió fondos públicos para su beneficio personal.
Lauren Louis, jueza de la Corte para el Distrito Sur de Florida, emitió su orden, y rechazó los argumentos de Duarte para desecharla, al concluir que existe «causa probable» de que el ex Mandatario incurrió en un delito de peculado penalizado en ambos países.
Esta orden fue dictada días después de la audiencia del pasado 26 de enero, en la cual la jueza adelantó que se inclinaría por avalar la extradición, luego de manifestar su escepticismo sobre los alegatos de la defensa.
Duarte, preso desde el 8 de julio de 2020 en el Centro de Detención Federal en Miami, es requerido por la justicia de Chihuahua para responder por asociación delictuosa y peculado de 96.6 millones de pesos que supuestamente realizó en 11 desvíos del erario a dos de sus empresas y personas allegadas entre 2011 y 2014.
El ex Gobernador puede apelar la certificación de la jueza Louis ante la Corte Federal de Apelaciones del Décimo Primer Circuito con sede en Atlanta, que tomaría varios meses para resolver y difícilmente revocará el fallo de primera instancia, tiempo durante el cual seguiría preso.
La decisión final de entregar a Duarte a México no corresponde al Poder Judicial, sino al Poder Ejecutivo por medio del Departamento de Estado, que sólo podrá resolver una vez que el acusado agote todos sus medios de defensa, si es que no acepta voluntariamente regresar a Chihuahua.