CDMX.- La Duquesa de Sussex tenía la intención de aplicar para la ciudadanía británica, luego de casarse con el Príncipe Enrique en mayo de 2018, confirmó en su momento el Palacio de Kensington.
Para solicitarla, la ex actriz debía vivir por lo menos tres años en el territorio de Gran Bretaña, y así calificar para un pasaporte británico. Pero con la decisión de los Duques de ya no ser miembros activos de la familia real, los planes cambiaron.
En enero del año pasado, la pareja se mudó a Canadá, antes de asentarse en Santa Bárbara, California, en una mansión de 14 millones de dólares.
De acuerdo con Daily Mail, Markle habría podido iniciar sus trámites el pasado 21 de noviembre, fecha en la que se cumplían los tres años desde su mudanza a Londres, en 2017.
No obstante, entre los requisitos para ser ciudadana estaba que no pasara más de 270 días fuera del Reino Unido, lo que ya incumplió.
Ahora, cualquier futura solicitud tendrá que retrasarse y ella deberá regresar a territorio de británico. (Staff/Agencia Reforma)