Mayela Córdoba y Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La Comisión Federal de Electricidad (CFE) perdió ante la Corte de Arbitraje Internacional de Londres un laudo por el que deberá pagar 260 millones de dólares a un consorcio de empresas que resultó afectado durante el proyecto Chicoasén II.
Las mexicanas Caabsa, Omega y Dycusa, así como la china Sinohydro, ganaron en enero de 2015 el proyecto para construir una central hidroeléctrica en Chiapas, sin embargo la obra fue bloqueada por grupos sindicales y ejidales.
La central, que tendría capacidad para generar 240 megawatts, se iba a construir bajo el esquema de Obra Pública Financiada (OPF) por 323 millones de dólares, pero solo tuvo un avance de 23 por ciento debido a 23 interrupciones durante la ejecución de los trabajos.
El último bloqueo a la obra se liberó el 21 de junio del 2017 tras la intervención del Gobierno estatal, y el 18 de agosto de ese año el contratista interpuso la demanda arbitral por causas imputables a la CFE, que entonces estaba a cargo de Jaime Hernández.
En marzo de 2018, la CFE rescindió el contrato atribuyendo incumplimientos del contratista.
Cintia Angulo, vicepresidenta de China Power, del cual Sinohydro es filial, aseguró que se trata de una sentencia definitiva.
En un comunicado, la CFE informó que analiza la resolución de la Corte de Arbitraje para impugnarla ante una jurisdicción nacional, pues el fallo se basó en la obligación de liberar el sitio de la obra, lo cual no correspondía a la empresa estatal.