Debido a los juegos pospuestos de la NFL el juego entre Bears y Colts se cambió a las tres de la tarde, solamente hubo tres partidos vespertinos con platillos regulares ante la disparidad de condiciones. Uno de los que resultó más disparejos fue el Indianápolis ante Chicago debido a la excelente defensa que tienen los Colts y que hicieron pasar tragos amargos a Nick Foles que en cada jugada parecía que no lo dejaban ni respirar ante la presión.
Gracias a su defensa, Philip Rivers pudo tener varias oportunidades a la ofensiva a pesar de que en varias ocasiones tuvo series de tres jugadas y para afuera. Su ataque más importante ocurrió en el primer cuarto cuando conectó con Mo Alie-Cox en un pase corto que Mo hizo efectivo tirándose de cabeza hacia las diagonales, esa fue la única vez que los Colts anotaron de siete puntos. El héroe del partido fue el pateador Rodrigo Blankenship que hizo buenos cuatro goles de campo despegando a los Colts en la pizarra; Chicago nunca pudo establecer su ataque ante la buena defensa a la que enfrentaron, ni por tierra ni por aire lograron avanzar continuamente.
El único esbozo de esperanza sucedió en la recta final del cuarto periodo con Nick Foles encontrando a Allen Robinson en las diagonales poniendo la pizarra 19-11. Los Bears fallaron en su intento de patada corta perdiendo la oportunidad de empatar el juego y perdiendo su condición de local. Ambos equipos quedan con marca de 3-1, pero demostraron que su cualidad más grande es la defensa.

Bills perfectos
En otro duelo importante Buffalo consiguió mantener su condición de invictos al vencer 23-30 a los Raiders que no pudieron ante la defensa de los Bills que forzaron dos balones sueltos que fueron la clave para asegurar un juego que estaba apretado. Josh Allen tuvo otro gran juego lanzando dos pases de anotación y anotado por tierra sumando otro día redondo que sigue demostrando que ha evolucionado desde su llegada a la NFL. Stefon Diggs ha sido clave en el éxito de los Bills y ahora tuvo 115 yardas en seis recepciones ayudando a la ofensiva en momentos importantes. Con marca de 4-0 los Bills lideran su división, la semana que entra no se sabe si jugarán pues su rival es Tennessee que tiene muchos casos positivos por coronavirus. En el otro juego de la tarde los Rams superaron sin muchos problemas a los Giants 17-9 en un partido muy malo; New York sigue siendo un desastre en muchos sentidos y parece que peleará con los Jets por ser el número uno en el draft 2021.