CDMX.- A Laura Bozzo ya nada más falta que la orine un perro.
Luego de que la Interpol emitiera una ficha roja para localizarla a nivel internacional por evasión de impuestos, se dio a conocer que perdió la demanda que en 2020 entablaron Gabriel Soto e Irina Baeva en su contra por difamación, amenazas, acoso y discriminación.
De acuerdo con la resolución del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX, la peruana deberá indemnizar por daño moral a la pareja.
Gustavo Herrera, abogado de ambos actores, expresó que el monto monetario dependerá de un proceso que determine los ingresos de la conductora.
Soto dijo que la intención no es agravar los conflictos legales de Bozzo, sino marcar un precedente en cuestión de lenguaje para referirse a un tercero.
«Que exista un respeto entre la gente que está detrás de los micrófonos y tiene el poder de opinar; siempre hay un límite en la libertad de expresión», puntualizó. (Staff/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!