Los accidentes viales derivados del exceso de velocidad y el uso de celulares no se han disminuido con las tantas campañas mediáticas que se han realizado ni las llamadas de atención verbales. Por tal motivo y en aras de proteger la vida de quienes van al volante de los vehículos, ciclistas, peatones y todos aquellos que están en riesgo cuando un automovilista va acelerado por calles y avenidas, se debe analizar la posibilidad de volver a implementar las fotomultas.
La diputada Karina Banda Iglesias, mencionó que hace unos años las fotomultas fueron un polémico programa de vialidad municipal que ayudó a que algunos tomaran conciencia o al menos, no se arriesgaran a ser multados. Sin embargo, en los años recientes la situación se ha relajado y es frecuente saber de accidentes y muertes por esa causa, el exceso de velocidad y la ingesta de bebidas embriagantes.
PROPUESTA. Para tal efecto, la legisladora presentó una iniciativa que contempla que las infracciones registradas por fotomultas deberán ser calificadas por agentes de tránsito notificándose también al infractor, además de que se respetará la garantía de audiencia.

“La lógica de las fotomultas es simple. Los automovilistas que no respeten el límite de velocidad tienen que pagar una multa y lo que se obtenga de estas multas será destinado para bacheo, mantenimiento y pavimentación de vialidades”

Según Banda Iglesias, las nuevas vialidades de flujo continuo llegan a ser confundidas por algunos automovilistas y las toman como de alta velocidad, superando los 50 y 60 kilómetros por hora establecidos.