Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Para el ex presidente del Instituto Nacional Electoral, antes IFE, Luis Carlos Ugalde, una de las formas para eficientar el gasto en elecciones y reducir el clientelismo electoral es obligar a los mexicanos salir a votar.

“El voto obligatorio es una medida para reducir el clientelismo electoral”, aseguró Ugalde.

El ex consejero afirmó que si Morena centra su propuesta de reforma electoral en un tema de austeridad es tener una visión simplista y parcial del sistema electoral.

El principal problema que debe atacar, recomendó, es la corrupción en el financiamiento de la democracia mexicana, porque hay mucho dinero ilegal de particulares y del crimen organizado.

Para ello, aseguró, se deben reducir los topes de gasto de campaña y disminuir el uso de efectivo en las transacciones de Gobierno para limitar el desvío de recursos públicos.

Así como fortalecer el sistema de contrataciones y licitaciones, pues es la principal vía que tienen los Gobiernos para pagar a quienes financian su campaña; construir un padrón único de proveedores de Gobiernos para ver la relación entre financiamiento ilegal y contratos, y reforzar la fiscalización de los gastos públicos, porque actualmente es deficiente.

Mientras que el financiamiento a partidos debe darse desde un año antes de las campañas, pues los institutos políticos hacen amarres con sus donantes desde tiempo antes, y el INE sólo se pierde de todo eso.

“Que al ciudadano que no acuda a votar se le aplique una especie de multa, sanción, se le retrase el trámite de algún servicio o haga trabajo comunitario. Es una propuesta polémica porque se opina que votar es un derecho y debería ser un ejercicio de libre expresión y no votar en un ejercicio de expresarse.

“Sin embargo, hacerlo obligatorio es reducir el financiamiento legal e ilegal a las campañas. Mucho dinero se va en aceitar a las estructuras clientelares de los partidos para movilizar a los electores, cuando muy poca gente participa, hay gran margen para que los partidos puedan comprar a la gente, pero si el voto es obligatorio esto reducirá el clientelismo electoral”, ahondó sobre el tema Ximena Mata, integrante de la Consultora Integralia.

Como ex presidente del INE, Ugalde aseguró que ese órgano electoral sí podría hacerse cargo de todas las elecciones en los estados, pero esa facultad debería ser gradual, que opere después de la elección del 2024.

Dijo estar de acuerdo en que se eliminen los tribunales electorales estatales y su función la asuman las salas regionales del Tribunal Electoral, además de desaparecer a los órganos públicos locales electorales.

Además, dijo, el Estado también debería pensar en crear un órgano autónomo para que se encargue de producir la credencial de electoral, pues esta tarea absorbe el 30 por ciento del presupuesto del INE, cuando es una omisión del Gobierno.