El presidente de la Unión Ganadera Regional de Aguascalientes, Juan Pablo Franco Díaz, externó que la leche pasteurizada ya tuvo un ligero incremento en la venta al público, pero no se ha reflejado en alguna ganancia al productor pecuario. Y es que lo que no se ha logrado hasta ahora, es convencer a las empresas industrializadoras, que paguen un mejor precio para la leche que acopian, pues “no es posible que la estén pagando entre 6 y 6.50 pesos por litro cuando en el mercado está a más del doble. La suben al consumidor pero nunca al ganadero”. Consideró incongruente que cuando baja el precio internacional, las industrias acuerdan de inmediato reducir el costo de compra para los ganaderos lecheros; pero cuando ocurre lo contrario y hay un aumento, ni se inmutan y sostienen el menor nivel alcanzado en el valor del lácteo”.