Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Ante la ocurrencia de inundaciones y otros desastres naturales, los hospitales deben de reforzar sus planes, instalaciones y preparación de personal, por lo que es necesaria la creación de un cuerpo similar a la Comisión Nacional de Protección Civil, pero que atienda de forma específica a los nosocomios y su operación.
Así lo propuso Daniel Sánchez Arriola, presidente de la Sociedad Mexicana de Medicina de Emergencia, quien resaltó la importancia que tienen las unidades hospitalarias en caso de alguna contingencia.
En entrevista indicó que en los últimos años, en México, como en otras naciones, se ha registrado la exposición a desastres causados por ejemplo, por el cambio climático y situaciones meteorológicas.
Particularmente recordó que en los últimos meses se han visto afectaciones en el País por inundaciones en Tula, Hidalgo, y Veracruz.
El experto resaltó que para una actuación más pronta y precisa se debe de trabajar en acciones de prevención.
Entre esto, mencionó la creación de un programa o un protocolo que mejore la preparación y se evite que la operación se vea afectada en momentos complicados para la población; que su personal esté capacitado y que la infraestructura sea la idónea.
Consideró que para dar seguimiento a este tema, es necesario que a la par de instituciones como la Coordinación Nacional de Protección Civil exista un área del sector salud encaminada a atender o prevenir desastres.
«Debería de existir un área de la Secretaría de Salud a nivel federal que se encargara de este tema, así como existe la Coordinación Nacional de Protección Civil, debería existir también una coordinación para la materia de desastres sólo en el área de hospitales», aclaró.
Sánchez Arriola consideró que otro obstáculo es que el personal que trabaja en los hospitales no es suficiente para atender la demanda.
Indicó que tan sólo en el caso de médicos de urgencias o urgenciólogos existe una carencia de casi 35 mil para cumplir con la demanda a nivel nacional.
En México, informó, cerca del 70 por ciento de los hospitales en México, de segundo y tercer nivel, se han acreditado como hospital seguro.
Sin embargo, se les han externado recomendaciones para modificar su estructura para un mejor funcionamiento en el futuro y reforzar planes de acción ante una contingencia.
«Este plan nos ayuda a ver hasta dónde podemos recibir pacientes y si se tienen que trasladar a otros hospitales de mayor complejidad y la tercera y la más importante es la capacitación del personal», externó.

¡Participa con tu opinión!