José Díaz Briseño
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.- Estados Unidos encomió los envíos de ayuda humanitaria por parte de México a Cuba pero solicitó al Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador asegurarse que el destinatario final de dichas donaciones será efectivamente el pueblo cubano.

En su primera reacción a los envíos de buques mexicanos con ayuda a Cuba para ayudar a paliar los efectos de la pandemia del Covid-19, la Administración de Biden aplaudió las donaciones de alimentos y medicinas pero evitó pronunciarse sobre los envíos de diesel para hospitales.

«Estados Unidos da la bienvenida a la donación humanitaria de alimentos y medicinas de México a Cuba… Urgimos a México a asegurarse que los suministros se entreguen al pueblo cubano», dijo un vocero del Departamento de Estado de EU consultado por Grupo REFORMA que solicitó el anonimato.

Según la Cancillería mexicana, dos buques de la Armada de México llegaron esta semana a Cuba transportando jeringas, oxígeno, cubrebocas, leche en polvo, frijol, harina, atún y aceite; al mismo tiempo, un buque tanque de Pemex trasladó 100 mil barriles de diesel a la isla.

Sobre las críticas de López Obrador contra el embargo económico de EU a Cuba, el Departamento de Estado dijo estar al tanto de los dichos del Presidente mexicano pero pidió mejor poner atención en los reclamos por democracia de las protestas del 11 de julio en Cuba.

«Estamos al tanto de las declaraciones del Presidente López Obrador relacionadas con Cuba durante el evento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Lo que importa es lo que exige el pueblo cubano, es decir, un futuro más esperanzador y democrático», dijo el vocero a Grupo REFORMA.

Tan sólo la semana pasada, otros países como Rusia y Bolivia han enviado ayuda de emergencia hacia Cuba y el propio López Obrador ha solicitado públicamente solidarizarse con la isla; según expertos citados por medios, la ayuda mexicana es la más grande desde la década de 1990.

Tras que el Presidente mexicano hiciera también un llamado a eliminar la Organización de Estados Americanos (OEA), el vocero del Departamento de EU evitó hacer una mención directa a las palabras de López Obrador pero defendió la vigencia de la organización fundada en 1948.

«La OEA tiene un papel y un mandato único y vital en las Américas: promover un compromiso hemisférico con los valores de la democracia representativa, los derechos humanos, el desarrollo y la cooperación en materia de seguridad», dijo el mismo vocero del Departamento de Estado.

En particular, el funcionario estadounidense defendió el valor de entidades asociadas a la OEA como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) así como las misiones de observación electoral del organismo.

«Si bien EU apoya activamente el trabajo de la OEA y las discusiones en la Asamblea General y el Consejo Permanente, es el trabajo de los Estados miembros independientes, incluido México, lo que asegura su éxito», dijo el vocero Departamento de Estado sobre los reclamos.