Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) regional del tramo 5 norte del Tren Maya debe ser negada por presentar información falsa y riesgo para especies en la NOM-59, así como por violar la ley, advirtió la Greenpeace México.
La organización ambientalista acusó al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) de violar el artículo 28 de la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA) y el artículo 93 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS), al iniciar las obras antes del ingreso de la MIA.
«Existe evidencia satelital y del sitio, en las que se muestran que las actividades del proyecto ya fueron iniciadas.
«Al igual que con el tramo sur del tramo 5, en el tramo norte no se cuenta con la MIA-R aprobada ni existen medidas de prevención, mitigación, compensación y sus respectivos programas ambientales verificados y validados por la autoridad ambiental. Así, Fonatur atenta contra el artículo 4 constitucional y contra el derecho humano a un medio ambiente sano», apuntó.
Agregó que el organismo incurre en incumplimiento al Convenio sobre la Diversidad Biológica, pues al no hacer una evaluación ambiental mínima y necesaria no se cumple con el principio precautorio.
«Adicionalmente, en el análisis técnico de la MIA-R realizado por expertas y expertos independientes para Greenpeace México, Fonatur presenta información errónea al señalar que no identificó corredores biológicos, siendo, tan sólo un ejemplo, que el área del proyecto es de importancia para la conservación del jaguar.
«El proyecto tendrá un grave impacto en la fragmentación del hábitat, el cual no fue cuantificado; y la mitigación no fue evaluada por la promovente. Los pasos de fauna que propone Fonatur para promover la conectividad del paisaje no se encuentran respaldados por ningún estudio que justifique su ubicación, dimensiones o tipo, por lo que resulta imprecisa y cuestionable su efectividad», advirtió.
De acuerdo con Greenpeace, no se incluyen estudios hidrológicos ni los de mecánica de suelos que garanticen la presencia o ausencia de cavernas, secas o inundables y, en consecuencia, no se presenta un programa de monitoreo.