Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La presidenta de la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri, llamó a que la legislación secundaria sobre revocación de mandato se legisle hasta la próxima legislatura, a fin de acordar una ley que evite inestabilidad en caso de que gane el sí y el titular del Ejecutivo federal tenga que dejar abruptamente el cargo.
Frente a la insistencia de Morena de que haya un periodo extraordinario de sesiones para discutir dicha legislación -a 15 días del fin de la 64 Legislatura-, la priista consideró que se debe tener la visión de que no se trata de una norma con dedicatoria al actual Presidente de la República.
“En el poco probable caso de una revocación de mandato del Presidente, hay que prever qué se va a hacer y cuáles son las leyes que normen este abrupto relevo en la Presidencia de la República”, manifestó en entrevista.
“Esas cuestiones se tienen que legislar, y he insistido muchísimo que tiene que ser la próxima legislatura la que lo aborde, nosotros ya no tenemos tiempo para hacerlo”.
Sauri pidió a sus compañeros considerar que en la legislación secundaria debe quedar plasmado cómo el Ejecutivo tendría que dejar el cargo, y no sólo cómo se organiza el proceso.
“No hay presión que valga cuando se trata de algo tan complejo y delicado como la posibilidad de revocarle el mandato al Presidente de la República, así que se necesita una nueva ley que establezca con claridad los pasos y procedimientos antes, durante la jornada y sobre todo qué sucede después de ésta”, planteó.
La legisladora explicó que si una mayoría dice sí a la revocación de mandato, no puede haber laguna alguna en la ley sobre los pasos y tiempos a cumplir.
“No es un asunto de muerte súbita, el Presidente no se va en automático si gana el sí”, expresó.
El pasado martes, momentos después de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador recriminó a los legisladores no haber incluido la revocación de mandato en el extraordinario agendado para la semana, el morenista Eduardo Ramírez, presidente del Senado, se apresuró a plantear la convocatoria.
Las bancadas del PAN y de MC en el Senado anunciaron que no lo respaldarán.