Azucena Vásquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El paquete económico 2023 debe contemplar mayores recursos para los sectores educativo y salud, ya que ambos presentan importantes rezagos derivados de recortes presupuestales, aseguraron expertos consultados.
En los primeros seis meses de este año, el sector educativo tuvo un gasto de 355 mil 396 millones de pesos, 10.1 por ciento menos que en igual periodo de 2021, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda.
El sector salud reportó una caída anual de 2.0 por ciento en el mismo periodo al alcanzar un gasto de 304 mil 50 millones de pesos, monto que además representa un avance de apenas 38.7 por ciento del monto programado para este año.
«El sector educación y el sector de salud han estado bastante afectados, sí se ha destinado más a vacunas contra el Covid-19, pero se han desatendido otras enfermedades y otras vacunas», dijo José Luis Clavellina, director de investigación del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).
Sostuvo que la pandemia de Covid-19 ocasionó un importante rezago educativo en el País, que traerá afectaciones al nivel de aprendizaje, menor productividad y menores ingresos.
Para el experto del CIEP, la expectativa es que en este paquete se corrijan errores del pasado y que además esté preparado para lo que puede venir.
«Por ejemplo, se habla mucho que Estados Unidos puede entrar en crisis y es importante estar preparados porque de ser así, posiblemente eso nos afectaría, que ante eso la Secretaría de Hacienda esté preparada desde antes fortaleciendo quizá los fondo de estabilización que existen en el País», declaró.
Clavellina sostuvo que de mantenerse un paquete económico inercial se profundizará el rezago educativo, en la salud, la seguridad e inversión pública.
«En salud pienso que ocurrirá lo mismo (que en 2020 y 2021), se anuncian incrementos, pero no se materializan a lo largo del año y lo que sucede es que se contablemente se registra como dinero ejercido, aunque no se haya gastado, eso hace que el gasto en salud al cierre del año se eleve y compense lo que no se ha gastado en el año.
«De alguna manera se disimula, con esta estrategia es muy fácil prometer aumentos que no se materializan en el año», advirtió Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa.
Asimismo, estima que el Gobierno federal seguirá priorizando recursos para sus obras emblemáticas- Tren Maya y la refinería Dos Bocas- y programas sociales.
Para Campos es poco probable que se presente un paquete económico «espléndido» por el panorama económico complejo.