Con la llegada de las primeras lluvias, el Municipio de Aguascalientes acumuló la cifra de 1,560 incendios de pastos secos con 700 hectáreas siniestradas desde el pasado mes de diciembre, donde el 95% fueron provocados por la propia ciudadanía, motivo por el cual debe procederse a cambios legales para sancionar con severidad a los infractores.

El comandante José Franco Toscano, coordinador de Protección Civil, expresó que gradualmente irá mitigándose la incidencia de las quemas mediante la presencia del agua pluvial, pero debe hacerse conciencia en no provocar incendios y entre las personas responsables se encuentran jornaleros, niños y vagos.

Asimismo, se requiere que las secretarías y procuradurías de medio ambiente de los tres niveles de Gobierno apliquen sus leyes y que se avance en la denuncia ciudadana, porque se sabe que muchas de las quemas son propiciadas por los dueños de los terrenos siniestrados.

“Este año se comprobó que no existe cultura de medio ambiente por parte de la población; si bien en el año anterior se permitió la quema controlada de algunos espacios con supervisión de autoridades expertas, en este ciclo se prohibió esa práctica por la irresponsabilidad de la gente, porque incurren en esas medidas sin precaución, sin saber ni tomar en cuenta el comportamiento del viento, el clima”.

Precisó que este año se optó por cancelar la quema controlada a causa de las contaminaciones ambientales, pues suele suceder que la gente incendia más predio a lo permitido, lo cual posteriormente se le sale de control. Sin embargo, a la gente no le importó esta prohibición y lo hizo a escondidas, lo que pegó seriamente a la ciudad capital en su parte sur y oriente.

Las comunidades más afectadas se localizan hacia la salida a Calvillito, El Sabinal y El Conejal, detalló el coordinador de Protección Civil Municipal. El comandante Franco Toscano reconoció que al llegar a cada uno de los lugares incendiados, nunca se detectó a los responsables, pero se sabe que son jornaleros del lugar u otra gente que no se pudo detectar y detener con oportunidad.