Padres de familia del Centro de Atención Múltiple (CAM) VII, ubicado en Río Tíber, Colinas del Río, han expresado su preocupación por la gestión de la directora Susana Macías Reyes, señalando irregularidades financieras y administrativas. Denuncian malversación de fondos, compras no justificadas y un impacto negativo en el ambiente institucional. Acusan a la directora de desviar fondos hacia gastos personales, incluida la compra de una malla sombra, una bocina y una obra de concreto, con un gasto que excede los $148,000, los cuales inicialmente fueron entregados a su domicilio.

Tras dos años de gestión, las mejoras en el centro han sido mínimas, destacando únicamente la entrega de pantallas a las aulas, lo cual no compensa las irregularidades mencionadas. Además, se alega que la directora ha intentado justificar los gastos de manera retroactiva. Ante estas acciones, se han presentado denuncias ante el Instituto de Educación de Aguascalientes y la Comisión de Derechos Humanos, respaldadas por las quejas de numerosos padres, quienes también han enfrentado negativas de acceso a la institución e intentos de intimidación.

El conflicto ha revelado también actitudes discriminatorias y violaciones a los derechos de los estudiantes con necesidades especiales, incluyendo la negación de acceso a la educación a un niño con autismo. Los padres exigen la remoción de la directora, argumentando que la seguridad y el bienestar de los estudiantes están en riesgo. Buscan una resolución rápida que asegure un entorno educativo seguro y adecuado para todos.