Antonio Baranda 
Agencia Reforma

CDMX.- Tras la exoneración de la Secretaría de la Función Pública (SFP) al director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, el Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Nacional Anticorrupción pidió que el combate a ese fenómeno se haga sin distingo de aliados o adversarios.

En un posicionamiento respecto de la investigación sobre Bartlett, y sin pronunciarse a favor o en contra de la resolución de la SFP, el CPC subrayó la necesidad de no dejar margen de sospecha y hacer valer el apotegma juarista de «al margen de la ley nadie, por encima de la ley nada».

Advirtió que la culpabilidad o inocencia de nadie, incluyendo funcionarios de administraciones presentes o pasadas, no puede estar sujeta a voluntades personales, sino al estricto apego a la Constitución y a las leyes.

«Somos del parecer que el genuino combate a la corrupción debe basarse sobre no menos de tres pilares: la legalidad, la imparcialidad y la credibilidad; por lo tanto, dicho combate no puede obviar ni trascender disposiciones del marco legal», apuntó el Comité.

«Debe exhibir evidencias que no hay distingos para los aliados o adversarios de la Administración en turno. Y no debe dejar margen de sospecha respecto de las actuaciones de los encargados de tan delicada encomienda. Desde el CPC pugnaremos siempre por el respeto a estos principios».

El 19 de diciembre, Bartlett fue exonerado por la SFP de enriquecimiento oculto y conflicto de interés.

El director de la CFE había sido señalado de omitir en su declaración patrimonial la existencia de 25 inmuebles y 12 empresas que están a nombre de su pareja Julia Elena Abdala e hijos.

Para la SFP, Bartlett no estaba obligado a declarar los bienes de Elena Abdala -a pesar de que su relación sentimental de dos décadas es pública-, debido a que no están casados ni tampoco han vivido en concubinato.

«Tanto las instituciones como sus titulares se encuentran obligados a observar el principio de legalidad, por lo que su proceder debe basarse estrictamente en lo que las leyes mandatan», subrayó el CPC.

«El espíritu del Sistema Nacional Anticorrupción pretende que los alcances de una de sus instituciones sean complementados por las facultades del resto, y que así los actos que pudieran verificarse como efectivamente corruptos, no escapen al escrutinio público y a la sanción debida».

El CPC destacó que la investigación sobre los bienes de Bartlett, centrada esencialmente en la veracidad de la información vertida en los formatos de situación patrimonial, prueba que la iniciativa conocida como 3 de 3 estaba en el camino correcto.

Anunció que en breve convocará a la sociedad en general para que haga propuestas que permitan mejorar el uso de esta herramienta que, añadió el Comité, pronto estará en plena vigencia después de varios meses de discusión de su piedra angular, que son los formatos.

¡Participa con tu opinión!