Jessika Becerra
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobierno mexicano requiere hacer un gasto extraordinario para evitar que la caída de la economía sea más profunda de lo previsto y no sea tan larga, sostuvo la senadora Vanessa Rubio.

Incluso, debería elevar aún más la deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), consideró quien fuera subsecretaria de Hacienda y Crédito Público en el sexenio pasado.

“La inyección de recursos fiscales es indispensable ante la magnitud de la crisis. No voy a dejar de insistir en la posibilidad de que el Gobierno reflexione para poder tener una política un poco más agresiva en la parte de gasto de la coyuntura, porque creo que sin ello no vamos a poder salir pronto de la crisis tan grande que vamos a tener en este País”, declaró.

Al participar en la tercera sesión del seminario digital de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), Rubio lamentó que el Gobierno no ha aportado ni comprometido recursos fiscales suficientes para combatir los efectos de la pandemia.

“Somos el país de la OCDE que menos recursos fiscales se ha comprometido a aportar a la fecha para combatir esta pandemia y atender la crisis económica”, manifestó.

“Yo pensaría en dar recursos extraordinarios de programas sociales para atender a la población más vulnerable, recursos extraordinarios para atender a micro, pequeñas y medianas empresas y hacer fondos e instrumentos financieros con la banca de desarrollo y banca comercial, que puede tener muchas formas, como fondos potenciados, créditos, garantías, y una serie de instrumentos, bursatilizaciones, fibras que el sector financiero puede proveer en esta coyuntura”, agregó.

Vanessa Rubio, quien ha trabajado 25 años en el sector público y 14 años en temas de finanzas internacionales, señaló que situaciones extraordinarias requieren medidas extraordinarias también como es tomar un mayor endeudamiento.

“El Gobierno actual considera que no debe incrementarse la deuda y esto es una posición fiscal muy conservadora y ortodoxa; en ocasiones extraordinarias hay que tomar medidas extraordinarias y la proporción de deuda respecto al PIB, ya está bastante incrementada. Este es uno de los gobiernos con mayor nivel de endeudamiento”, destacó.

Explicó que el saldo histórico de los requerimientos del sector público, el cual mide la deuda como porcentaje del PIB, en vez de ser 45 por ciento del PIB este año, se disparó a 52 por ciento.

“La rehabilitación que tengamos de nuestra economía y las medidas de política pública que ejerzamos en este coyuntura van a depender de la curva de la economía mexicana”, mencionó la legisladora.

Recordó que el Fondo Monetario Internacional estima una contracción de 3 por ciento en la economía mundial para este año y de más de 6.6 por ciento para México.

Sin embargo, los analistas en México estiman en promedio una contracción de más de 7.5 por ciento, aunque BBVA estima una caída de hasta 12 por ciento.

“Esta caída es grande. En 1995, cayó 6.29 por ciento. Si el FMI estima que vamos a decrecer 6.6 y algunos estiman dos dígitos, quiere decir que sin lugar a dudas esta será la peor caída del PIB en la historia del País”, indicó.

“De ese tamaño o magnitud es el reto y de ese tamaño tendrían que ser las respuestas de política pública, de política con los empresarios, de política social que nos ayuden a que esta curva (de decrecimiento económico) se aplane, no sea tan profunda y tan larga en el tiempo”, expresó.

Por otra parte, Rubio dijo que elaboró una iniciativa para que las personas que se encuentran desahuciadas puedan tener acceso a los recursos de su cuenta de pensión que maneja la Administradora de Fondos de Ahorro para el Retiro (Afore).