Daniel Santiago
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Al tiempo que aplaudió la reapertura de espacios comerciales y de recreación instruida la semana pasada por el Estado, la Arquidiócesis llamó a la responsabilidad de la población para no retroceder en la medida.
“Confiamos en que estas acciones serán asumidas con responsabilidad por parte de todos y así evitar un retroceso que nos lleve a dar marcha atrás a estos pequeños avances”, expresó ayer en su mensaje dominical el Arzobispo Rogelio Cabrera López.
“Recordemos que el relajamiento en los cuidados propuestos por la autoridad nos perjudican a todos, por lo que debemos ser conscientes de que este punto a favor puede descontarse, y con grandes bajas, si no asumimos un compromiso real en esta lucha que todavía no concluye”.
El jueves, el Gobierno estatal anunció la ampliación de horarios y reaperturas de diferentes negocios, pero mantuvo los cierres de domingos.
Cabrera López dijo que confía en que pronto las iglesias puedan retomar las celebraciones litúrgicas dominicales con asistencia de fieles a los templos.
“Esforcémonos de verdad para que esta noble intención sea realidad en próximas fechas”, expresó.
En su mensaje, el Arzobispo también anunció que el próximo jueves 11 de febrero, dentro de la Jornada Mundial del Enfermo de la Iglesia católica, celebrará una misa desde un hospital de la Ciudad.
“Es el momento propicio, en medio de esta pandemia, para meditar en la importancia de brindar una atención cálida a quienes están enfermos, sin olvidarnos de quienes los cuidan, tanto en los hospitales como en casa”.
Cabrera López agregó que un número considerable de sacerdotes han enfermado de Covid-19 y algunos han muerto. Por separado, fuentes de la Arquidiócesis informaron que, hasta ayer, se tenía el registro de 88 sacerdotes contagiados y cinco fallecidos.
“Todos los sacerdotes de la Arquidiócesis cuentan con ayuda necesaria médica para salir adelante en caso de enfermar, pero eso no garantiza que siempre saldrán adelante en la enfermedad”, indicó el Arzobispo.
“Los médicos que los atienden son de alta experiencia y de gran calidad, ningún sacerdote queda excluido de este servicio. También los Obispos estamos en la misma categoría de atención”.
La misa de la jornada del enfermo será transmitida por el Canal Digital Arquidiocesano en YouTube y las diversas redes sociales arquidiocesanas.