Rolando Chacón
Agencia Reforma

Coahuila, México.-Ante la imposibilidad de disminuir los niveles del agua para el ingreso de los rescatistas, familiares de los mineros atrapados desde hace 10 días en la mina «El Pinabete», pidieron ayuda de expertos nacionales o extranjeros, para evaluar la situación.

Los familiares, quienes permanecen al interior de la mina, acusaron que las autoridades a cargo de los trabajos les dan largas o dicen mentiras, pero no inician con el rescate.

Gabriel Rodríguez Palomares, hermano de Margarito Rodríguez Palomares, pidió ayuda internacional.

«La autoridad nos dice que nos esperemos, que nos esperemos, que falta mucho, que falta poco y ellos no saben qué cuentas pueden dar», dijo.

«Nosotros lo que necesitamos es ayuda, que nos ayuden, sacar ayuda, ya sea del extranjero, o por donde se pueda para tratar de sacar a nuestro familiar, es lo que queremos nada más».

«Sergio Alejandro Martínez Valdez, hermano del minero atrapado Jorge Luis Martínez Valdez, coincidió en buscar otras opiniones.

«Queremos pedir la ayuda del extranjero, de otras compañías, de otras empresas, que puedan ellos venir, hacer una evaluación y ver si se puede bajar, otras opiniones, vaya».

Afirmaron que los mineros voluntarios, en especial quienes tienen un familiar bajo la mina, han pedido a Laura Velázquez, Coordinadora Nacional de Protección Civil a cargo del rescate, firmar un documento para eximir al Gobierno de responsabilidades a cambio de que les permitan ingresar a la mina, pero se han negado.

Martha María Huerta, esposa de Sergio Cruz, dijo que no quiere que ocurra lo mismo que en la mina Pasta de Conchos, en 2006, donde la autoridad dejó a 63 mineros bajo tierra.

«Nosotros lo que pedimos es ayuda para sacar a nuestras familiares».

Los familiares dijeron estar desesperados.

Algunos de ellos, con experiencia en la minería de carbón, pidieron que se aproveche la entrada de la antigua mina «Las Conchas», de donde se presume, ingresó agua a los tres «Pocitos» de El Pinabete, y desde ahí extraigan agua.

Desde el 3 de agosto, los trabajos de rescate de los 10 mineros atrapados, consiste en extraer el agua de la mina, y aunque en los últimos días han descendido unos 60 metros por el tiro del Pozo 2, los reportes son de que los túneles de la mina están obstruidos por tablas, lodo y rocas.