Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-De acuerdo con especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), las ciudades con más de 400 casos de Covid-19 deberán tomar medidas estrictas para contener la propagación del virus.

Gustavo Cruz Pacheco, del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM, refirió que según proyecciones basadas en modelos matemáticos, éste será el momento cuando las urbes deberán endurecer sus medidas.

Advirtió que no tiene sentido comenzar medidas de cuarentena o de restricción en todo el País porque el brote no ocurrirá al mismo tiempo en todo el territorio.

“Por ejemplo, en 2009, durante la crisis por influenza A, cuando en la Ciudad de México ya había pasado el brote, comenzó en otras urbes”, recordó el experto.

Consideró que es fundamental que las disposiciones se tomen escalonadamente y que inicien cuando sea necesario, no antes ni después, para que sean efectivas; de lo contrario, advirtió, será contraproducente.

“Si comienzan desde antes y no se pueden mantener, se levantarían a destiempo y eso sería perjudicial, y si por el contrario, se espera demasiado, serían menos efectivas. Es una decisión delicada, porque no hay que adelantarse, pero tampoco pasarse”, expuso a través de TV UNAM.

Pidió tomar en cuenta si el número de infectados es mayor al registrado, al señalar que hay gente asintomática o con síntomas muy leves que nunca va a llegar a los servicios médicos, pero seguirá en circulación y propagando la infección.

Explicó que a través del modelo matemático se hace una relación entre cantidades y tasas de variación.

En el caso de este brote infeccioso, se usan ciertos parámetros epidemiológicos, como las tasas de contacto entre la gente y el tiempo que dura un individuo transmitiendo la infección.

El periodo infeccioso es un parámetro biológico que está dado por el propio virus y por el sistema inmunológico; en tanto, la tasa de contacto está determinada por el comportamiento de la gente.

“Y es ahí donde tratamos de incidir, para disminuirla; para eso sirven las medidas de distanciamiento”, expuso el experto.

Estas últimas permitirán que el pico infeccioso no alcance una altura tan grande, es decir, que no sean tantos los casos que se registren y que no se tengan en un tiempo muy breve, porque eso saturaría los servicios de salud, advirtió Gustavo Cruz.

Explicó que los modelos matemáticos ayudan a plantear y medir diferentes escenarios.

Por ejemplo, se puede modelar lo que ocurriría si no se tomara alguna medida de aislamiento.

En ese caso, la proporción de infectados, que comienza en cero, empezaría a subir, llegaría a un máximo del orden de entre 20 y 25 por ciento de la población, e iniciaría su descenso.

“Por ello, la recomendación es seguir los lineamientos que establezca la Secretaría de Salud. Se pueden tener logros si la gente lo hace”, señaló el especialista de la UNAM.