La mayoría de los giros comerciales están debilitados económicamente por las circunstancias adversas a las que se han enfrentado desde hace casi un año, pues en 2020 ni siquiera alcanzaron a pasar la “cuesta de enero” cuando de inmediato llegó el COVID-19 y desde entonces, su prioridad es permanecer.
El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en la entidad, Humberto Martínez Guerra, aseveró que se requiere del apoyo de los gobiernos tanto municipales, Estatal y Federal, sin embargo hasta ahora sólo los locales les han apostado, “estamos viviendo algo sin precedente” y se entienden las dificultades de las autoridades para atender a todos los sectores.
Sin embargo, se debe entender que la situación actual se debe enfrentar de manera conjunta y las actividades económicas son fundamentales para estabilidad social, inclusive, de ahí que se necesitan acciones que brinden certidumbre.
SOLUCIÓN A CUENTAGOTAS. Una parte de esto tiene que ver con el tema de las vacunas que al provenir de las instancias federales, poco se puede hacer en lo local para obtenerlas, porque además, se sabe que hay poca producción, pero se requiere de que el Gobierno del país haga las gestiones y movimientos necesarios para que el biológico siga fluyendo, pues “en la medida que lleguen, se irá reactivando la economía”.
CIERRE DE ANTROS. El líder de los comerciantes aplaudió el operativo que se llevó a cabo la noche del viernes, en el que se pudo comprobar que algunos antros no controlaron el aforo ni acataron el horario establecido, lo que deja ver que son esos lugares no sólo puntos de contagio, sino donde menos atienden las exigencias de la autoridad en este tiempo pandémico.
LOS INFORMALES. Esa acción dejó ver que las áreas municipales tienen mucho trabajo por hacer y lo que se requiere es voluntad, lo mismo se tendrá que hacer, dijo, en tianguis y mercados, donde también se tiene poco control, “desafortunadamente los informales son invisibles, los puestos en la vía pública no tienen control, y pareciera que en esos lugares no hay contagios ni problemas”. Martínez Guerra cuestionó también el actuar del Gobierno capitalino: “En el centro de la ciudad, fue vergonzoso la cantidad de puestos, la falta de higiene y la falta de seguridad que se tuvo en diciembre”.