Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Ante el alza de contagios de Covid-19 y el reciente anuncio sobre la recomendación de poner a los seis meses, un refuerzo de la vacuna CanSino aplicada a maestros del País, expertos coinciden en que el regreso a clases presenciales tiene que ser “planificado, gradual y cauto” o de plano postergarlo.
Jesús Felipe González Roldán, presidente de la Sociedad Mexicana de Salud Pública, consideró que el regreso a clases presenciales es crucial, incluso por la salud mental de los estudiantes, pero siempre y cuando se cuente con un programa de minimización de riesgos y de identificación oportuna de casos; de su aislamiento, así como de pruebas de contacto.
El retorno, advirtió, tiene que ser planificado, gradual y cauto, y con base en la situación epidemiológica de cada entidad.
Señaló que los maestros pueden regresar a clases presenciales, pero tendrían que ser revacunados entre octubre y noviembre con una segunda dosis de CanSino o incluso con otro tipo de vacuna.
Para el especialista, el regreso además debe depende de la cobertura de vacunación de cada entidad federativa.
“Se tiene que contemplar el avance de vacunación que se lleva”.
El especialista indicó que es necesario que la población esté consciente de que el Covid-19 está presente ya en nuestra vida cotidiana y que tendremos que buscar esquemas de una mayor protección para cuidar cortar la transmisión en el momento que se identifique un caso.
Por otra parte, la doctora en biología molecular Roselyn Lemus indicó que México está ante un repunte de Covid-19 que incluso puede ser más intenso que el segundo, por lo que las condiciones epidemiológicas no son seguras para el retorno a clases presenciales.
“Los niños se enferman de Covid, los niños también pueden fallecer por Covid y ahorita no son las condiciones adecuadas”.
Para la experta, además las escuelas carecen de la infraestructura para proveer de seguridad a los niños, como el acceso al agua o a la ventilación adecuada, por ejemplo. La especialista señaló que se requeriría la aplicación masiva de pruebas.
Indicó que lo ideal es que los niños estuvieran vacunados, pero aún no están considerados en la estrategia nacional de vacunación.
La especialista indicó que el retorno presencial podría darse cuando el repunte vaya en descenso, por lo que el llamado al Gobierno sería a cancelar las clases presenciales y postergarlas para unos meses o quizá el siguiente año.
Además, afirmó, aunque el Gobierno federal haya tomado esa decisión; los padres de familia pueden decidir si llevar o no sus hijos a la escuela, y, si lo hacen, deben tomar todas las medidas de precaución necesarias.