Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La bancada del PRI en la Cámara de Diputados urgió a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) a implementar medidas de apoyo a las familias para el pago de colegiaturas, reinscripciones e inscripciones durante la contingencia sanitaria.

A nombre de su grupo, las diputadas Dulce María Sauri y María Alemán, así como el coordinador René Juárez, exhortaron a la Profeco a establecer una estrategia para facilitar la celebración de convenios entre padres de familia y escuelas particulares durante la suspensión de clases.

Aseguraron que este tipo de mecanismos permitirán apoyar la economía familiar y evitar afectaciones a la educación de niñas, niños y adolescentes.

En opinión de los legisladores, las autoridades deben reconocer que la contingencia de salud por la que atraviesa el país está mermando la economía de miles de familias mexicanas.

Ante ello, señalaron, la Profeco debe asumir su responsabilidad y convertirse en un mediador entre madres y padres de familias, es decir, los consumidores de servicios, y las escuelas privadas, que en este caso tienen el papel de proveedores.

Advirtieron que en las próximas semanas los padres de familias requerirán de una estrategia de descuentos y facilidades en el pago de colegiaturas, reinscripciones e inscripciones.

Los diputados destacaron que, de acuerdo con un estudio realizado por la propia Procuraduría, el 13 por ciento de las escuelas de educación preescolar son privadas, el 10 por ciento de educación primaria y el 17 por ciento de educación secundaria.

Lo anterior, aseguraron, significa que el sector privado colabora con el Estado en dar cobertura a los servicios educativos.

“Es por eso que llama la atención la omisión en que ha caído la Profeco para orientar y supervisar –en el ámbito de sus atribuciones– convenios entre padres de familia y escuelas privadas respecto del pago de las colegiaturas, ya que el pasado 1 de abril, la Procuraduría señaló a través de un comunicado: ‘Es importante reiterar que la emergencia sanitaria no es pretexto ni libera al consumidor de sus obligaciones de pago, ya que no recibe clases debido a una causa de fuerza mayor'”, apuntaron.

Para los legisladores, la postura institucional de la Profeco refleja poca sensibilidad respecto a la situación económica que enfrentan muchas familias por la emergencia sanitaria.

Además, agregaron, es una omisión, ya que su obligación es fungir como autoridad mediadora, toda vez que la Ley Federal del Consumidor la faculta para interceder en estas circunstancias.