Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 06-Oct-2021 .-En medio de la polémica que ha suscitado el PRI por no definir si respaldará o no la reforma eléctrica que impulsa el Gobierno, la senadora Claudia Ruiz Massieu apuró al tricolor a pronunciarse «ahorita mismo» y «de inmediato».
La ex lideresa del Revolucionario Institucional advierte en entrevista que un eventual respaldo del partido a la reforma provocaría «confusión en el electorado» y podría desdibujar su perfil opositor.

«Como está planteada, la iniciativa es una regresión a un pasado que ya en su momento demostró que no es lo que el México del siglo XX necesitaba, con mucha mayor razón, no es lo que el México del siglo XXI necesita», articula.

«Es una reforma –abunda– que plantea consolidar un monopolio en manos de la CFE que lejos de garantizar el abasto de energía eléctrica que el País demanda, llevaría a que las familias mexicanas tengan energía eléctrica intermitentemente, o sea, con apagones, que sea más cara, subiría el costo para el consumidor, y más sucia, y esto no sólo implicaría poner un freno al desarrollo de México: se pondrían en riesgo empleos y nuestro ambiente sufriría graves consecuencias».

En la bancada tricolor, la de Ruiz Massieu es una de las pocas voces que se han manifestado en contra de la reforma anunciada por el Ejecutivo. En su opinión, el Estado mexicano «estaría sujeto a un sinnúmero de litigios y arbitrajes internacionales por muchos años.

«En ese sentido, no le veo ninguna cosa positiva que amerite que se pueda pronunciar a favor. Está bien que analicemos, que debatamos sus implicaciones, pero, frente a esa iniciativa sí cabe, por congruencia, pronunciarse ahorita mismo, independientemente de lo que pase en Cámara de Diputados. La iniciativa en sí misma no se puede respaldar para quienes creemos que el Estado mexicano tiene que buscar cómo proveer servicios eficientes y de bajo costo y calidad a los mexicanos».

La senadora recuerda que los documentos básicos del partido «también plantean un compromiso con las energías limpias y sustentables, con generar un modelo energético que responda a las necesidades de un país en desarrollo y al bienestar de las familias, pero esto no va con la iniciativa: regresar a un monopolio estatal, como en los tiempos más cerrados de la economía nacional, no es lo que el México de hoy, y sobre todo del futuro, necesita».

El resto de los compañeros de su bancada están en la misma tesitura.

No nos hemos pronunciado como bancada. Simplemente hemos iniciado un análisis interno; tengo la impresión de que la mayoría de los senadores del PRI comparten mi visión, además de la mayoría de los senadores de Oposición.

¿Le inquieta la posición que la bancada de su partido está manejando en San Lázaro?

Entendiendo que la iniciativa está allá, y que ellos tendrán que plantearse sus tiempos, y que siempre está muy bien analizar y escuchar a los expertos, pero creo que, en lo personal, ante una iniciativa con la que no puedo concurrir por mis principios, mi congruencia y mi convicción, sí amerita tomar una posición inmediata e inequívoca como la que yo he tomado, respetando a mi bancada allá.

¿Ve el riesgo de que respaldar esta reforma desdibujaría el perfil opositor del PRI?

En el PRI siempre hemos dicho que no somos ni seremos una Oposición que diga que no por consigna, sino a partir de los méritos de cada tema. En este tema, sí creo que, por el hecho de que somos el partido que impulsó el modelo que está hoy vigente después de la reforma de 2013, y por ser un partido que concurrió a las elecciones una coalición que planteaba una visión de país, sí creo que el electorado se puede confundir, si parte del PRI, el PRI acompaña esta iniciativa.

Se ha anunciado una Asamblea para fines de año y ha trascendido la versión de que los estatutos podrían ser modificados para acompañarlos aparte del contenido de la reforma.

Los documentos básicos del partido se enmiendan en cada Asamblea, pero sobre este tema lo consideraría un retroceso. Reflejar en los documentos básicos una regresión en cuanto al modelo de desarrollo que queremos y de modelo energético para nuestro País, si regresáramos a una visión de los 70s, sí sería algo negativo y que muchos priistas no estaríamos conformes, pero vamos a esperar.