Alfredo González 
Agencia Reforma

Monterrey, México.- La única forma de evitar que haya despidos de empleados temporales durante diciembre sería que el IMSS deje de cobrar a los patrones sus cuotas en ese periodo de inactividad, aseguró Héctor Márquez, director de Relaciones Institucionales de la firma de consultoría laboral Manpower Group.

A diferencia de los argumentos del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien culpa al outsourcing por la baja de 277 mil plazas laborales en diciembre pasado, explicó que esos despidos son empleos temporales que aumentan desde octubre y noviembre en distintos servicios, pero que al ser temporales se rescinden en diciembre, en su mayoría en el sector de la construcción.

“Cerca de 150 mil de esas bajas laborales son de la construcción, lo que nos lleva a entender que es una industria o sector que así funciona”.

Por eso consideró que sería prudente una regulación que más que eliminar el outsourcing, lo ideal sería que esas plazas se mantuvieran, pero sin la carga de cuotas obrero-patronales durante los periodos de inactividad.

“Esta regulación permitiría que las empresas, a cambio, respeten la antigüedad de los trabajadores y evitar darlos de baja en beneficio también del propio IMSS y que los trabajadores pierdan sus derechos laborales”.

Armando Leñero, presidente del Centro de Estudios del Empleo Formal, aseguró que las bajas laborales a las que alude AMLO, en su mayoría son totalmente ajenas al esquema de subcontratación.

Afirmó que eliminar esquemas de subcontratación sería un error que traería mayor desempleo e informalidad y aún así persistirían las bajas de plazas laborales temporales que dejan de ser necesarias para las empresas en diciembre.

“Este es el tema que ha tocado el Presidente López Obrador, pero creo que hay un gran desconocimiento, pero además no hay nadie cercano que le diga que esto no es así”.

Señaló que desde antes de la reforma laboral del 2012, que reglamentó la subcontratación, ya había ese comportamiento de reducción de plazas laborales temporales en diciembre, por lo que eliminar este esquema de nada servirá para evitarlo.

“Por ejemplo, en el año 2000 teníamos alrededor de un 11 por ciento de los trabajadores que se daban de baja y que equivalían a cerca de 250 mil empleados, e incluso en 2019 se dieron de baja 382 mil en diciembre, mucho más que los 277 mil de los que habla ahora el Presidente”.

Añadió que ahora la cantidad de trabajadores dados de baja fue menor.

“Muchos de ellos ya no fueron contratados en forma temporal por la construcción o por las tiendas departamentales y de autoservicio, por lo que si no fueron contratados en octubre y noviembre, tampoco fueron dados de baja en diciembre”.